Telediarios



Hace ya mucho que los dueños de los periódicos decidieron que a los lectores de prensa no les gusta leer la prensa. Convirtieron los tabloides en soso carrusel de titulares, con desarrollo  de las noticias adaptado para niños de primaria; el resto del papel se remozó en pasquines publicitarios llenos de ofertas, promociones, vajillas y otros regalos entre los que se echa a faltar la muñeca chochona de las tómbolas. Cuando entone su último adiós, arrasada por los medios que sí hacen periodismo en Internet, la prensa en formato papel se despedirá con un sabor amargo a indignidad. Es su destino y bien que me pesa.


Las mentes pensante que dirigen la industria de la información también han decidido que ya no nos gusta ver el telediario, a la hora de los garbanzos. Los informativos, sean de la cadena que sean, se han especializado en cuatro bloques básicos, que son como el Fierabrás del éxito medido en audiencia:


-Noticias y actualidad de carácter general: 5 minutos y gracias.


-Sucesos, curiosidades de Internet: 15 minutos.


-Deportes (con muchos vídeos que ya hemos visto en Internet): 10 minutos.


-El tiempo (con información meteorológica que ya sabemos, porque son las 15'25 y ocasión ha habido, a lo largo de la jornada, de comprobar si llueve, hace frío o luce el sol): otros 10 minutitos.


Y con eso un bizcocho...


Al final, van a conseguirlo del todo. Igual que la gente se borra de comprar los periódicos, dentro de nada se ahorrará los informativos en horas familiares. Total, los contenidos están al alcance de cualquiera, en cualquier momento del día, "a un click" (con perdón por la expresión, un poco horterilla).


Aunque puede que salgamos ganando. A la hora de comer, charleta en familia, como antiguamente, en vez de estar todos pendientes del televisor. Igual resulta un avance. O un retroceso... Yo qué sé. Lo único que doy por seguro es que, como decía mi cuñado Orteguita, "Así, no vamos a ninguna parte". Y mira que lo dijo veces, el pobre hombre. Y qué razón tenía, el pobre hombre que en paz descanse.

Entradas populares de este blog

Godos, de Pedro Santamaría

La hora de Bizancio

Del azul nacen los caballos