Ir al contenido principal

Hellenikon

El destino de los hombres es el capricho de los dioses, probablemente. Y por encima de la voluntad de los dioses sólo se encuentra la Historia, que es, a su vez, voluntad de ser (humana voluntad, tan apasionada y dramáticamente humana).

En esta contradicción se desenvuelven los personajes de la novela de Luis Villalón Camacho. Se saben, al mismo tiempo, forjadores de su suerte y la de sus semejantes por una parte, y, por otra, tenaces sombras que transitan bajo la tempestuosa realidad, una época decisiva para el mundo heleno, subrayada por episodios memorables que siempre han brillado más que las armas: Salamina, Maratón, las Termópilas, Platea...

En una narración de esta índole siempre hay un héroe. Se llama Arimnesto y vive en un olivo, árbol sagrado. Dormir entre el ramaje de árbol tan arisco no debe de ser cómodo, y dejarse recorrer por el tiempo sin más pretensión que estar allí, bajo el olivo o sobre él, sin apartarse de la sombra que ese árbol nunca va darle (porque los olivos no dan sombra), ni siquiera cuando pasa por encima el numerosísimo ejército persa, seguro que también es arriesgado, además de incómodo. Pero lo hace, Arimnesto; es el héroe que planta sus pies en la tierra y su corazón en la incertidumbre, se sospecha mota de polvo en el vendaval del destino y acepta semejante fatalidad con espartana resignación. Porque Arimnesto es espartano. También ateniense y plateense. Como todos los helenos de su tiempo, puede ser muchas cosas o no ser nada; en el fondo da igual porque la Historia, aunque no esté escrita, se escribirá conforme al dictado de fuerzas muy ajenas y muy superiores. O quizás no. Tal vez por eso nuestro héroe (espartano), deja su olivo y combate a los persas, pasa muchos años en compañía de Cavílides y su hijo Evandro, decide formar su propia familia, regresa a Esparta, organiza la gloriosa derrota frente a los mesenios en Esteníclaros... Hay que aceptarlo: no se puede vivir sin voluntad de ser. No hay Historia sin presunción de destino.

Hellenikon...


Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?