Ir al contenido principal

Últimas gracias de la divina izquierda divina


Escribe mi amigo Ernesto Ruiz en su blog de facebook (transcribo literalmente):

"No soy monárquico. Pero acepto esta monarquía como mal menor. Fue buena para la transición y creo q le debemos esa gran ayuda.

Creo q soy correcto, educado, respetuoso. No me caen bien ni Sánchez Gordillo, ni Más, ni Rubalcaba, ni Rajoy, todos ellos -para mi- filibusteros de medio pelo con sus intereses más q evidentes. Pero respetables puesto q hay muchos votos detrás de ellos: y respeto a quienes los eligieron, aunque con ninguno de los elegidos nada comparta.
La monarquía vino impuesta, pero la asumimos y aceptamos, entonces, la inmensa mayoría. Y según muchas encuestas ha sido y sigue siendo de las instituciones más valoradas por el conjunto de la ciudadanía.
La monarquía es rancia, ciertamente, como lo es el tal José Javier, el pasapalabra, informe semanal o los clàsicos del fútbol. Todo lo q dura lo es.

Yo soy de los q reconoce -pese a lo rancio- la importancia del Rey, y agradezco su actuación. Y lo respeto, incluso con sus salidas de banco. ?o dejareis alguno de respetarme por esto q escribo?

Por eso me dolió el ataque a la monarquía, al Rey, al Príncipe, q anoche vimos en los Goya ( q de celebrarse en Graná serían los 'Poya') por boca de la tal H. A saber el nombre del/os guionista/s.

Yo soy de los de al desdén con más desdén (salvo en cuestiones amorosas, q ahí se perdona to).

Y así, finalmente, quien pierde es el cine español: una cosa es la barbaridad del Iva, y ahí hay q dar duro, y otra la gran estupidez del ombliguismo casposo con esa pseudopolítica de Versace de andar por casa".





Y no se me ocurre otra respuesta...
"Ernesto, convéncete, el cine español en su conjunto y salvo raras excepciones sólo tiene un argumento: son cantidad de progres y majos, ingeniosos y dicharacheros. Iba a poner "guapos" pero no... Y la monarquía como forma de Estado, que yo sepa y recuerde, fue votada masivamente por los españoles en el referéndum constitucional de 1978. Un plebiscito en el que cada cual dijo SÍ o NO con entera libertad. Un servidor, sin ir más lejos, voto un NO como una casa. Claro, en aquellos tiempos todos hacían furibunda campaña a favor del SÍ. Todos de acuerdo, incluida la izquierda que hoy sale muy republicana pero no acaba de rematar la faena. O sea, que la monarquía ni se impuso por "la fuerza de las armas" ni gavinas. Mis amigos del PCE me decían que votar NO era fachas, porque Fuerza Nueva y Falange también votaban NO. A ver si se organizan mentalmente, no se puede cambiar de proyecto estratégico cada treinta años. A lo mejor ese es el problema, que la izquierda votó SÍ a la actual Constitución por razones tácticas sin entender que estaba refrendando una apuesta estratégica, es decir: para siempre. Mas no desesperemos, si hay que cambiar la Constitución se cambia, pero de arriba abajo, desde la cuestión de la jefatura de estado a la jefatura de los caciques autonómicos, la ley electoral, la economía de mercado (también consagrada en la Consitución), y muchos detalles más. ¿Está la izquierda dispuesta a eso? La derecha de siempre ya sabemos que no. Aunque también puede ser que la "izquierda" de siempre siga conformándose con juntar peña en la calle para protestar por todo y hacer chistes en la gala de los Goya. A estas alturas, saber lo que quiere la izquierda, y cómo piensa hacerlo, es bastante complicado".

Y así va pasando la vida, con estos ratos y otros mejores y otros peores...

Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?