Ir al contenido principal

Volver al pasado

Bueno, pues ya estamos como en el siglo XIX, y me refiero al cogollito nefasto que antecede y prosigue a la primera reúpública: dos partidos (uno "liberal" y otro "conservador") se turnan pacíficamente en el poder y se reparten las sinecuras del Estado y, ya puestos, las riquezas del país; el caciquismo social y político (léase corrupción) campa a sus anchas; las masas hambrientas y analfabetas medran tristemente desesperadas (el papel del analfabetismo lo cubre la "cultura de masas" y sus iconos trascendetantales, Tele5 y demás bazofias); el dispersionismo cantonalista se exacerva, las burguesías periféricas se ponen en jarras y amagan escindirse de la rancia Castilla (ahora la llaman "El Estado"). Sólo nos falta una guerra colonial o una Semana Trágica, pero todo se andará.

Por tener, tenemos hasta hasta anarquistas que ponen bombas, como esos descerebrados que colocaron ayer una bomba en un confesonario de La Almudena, en Madrid. A mayor exactitud en el mimetismo, estos cretinos se denominan a sí mismos "Comando Mateo Morral". Casi un chiste. Una perfecta demostración de que cuando la historia se empeña en repetirse se convierte en caricatura de sí misma. Porque, seamos realistas: Mateo Morral se las arregló él solo para arrojar una bomba al cortejo nupcial de Alfonso XIII. Estos de ahora necesitan organizarse en "comando" para poner un paquete en el asiento de un cura. Por otra parte, es sabido que Morral se suicidó al verse capturado, cosa que no creo que hagan (no deberían), los del célebre comando. En todo caso protestarían contra la detención de alguno de sus miembros con un concienzudo botellón y la preceptiva quema de dos o tres contenedores de basura.

A lo que sí pueden aspirar, en cualquier caso, es a que les dediquen una calle en Madrid, en homenaje y recuerdo perpetuo de su sacrificio, como sucedió durante la segunda república con Mateo Morral. Sólo tienen que esperar a que Leyre Pajín vuelva ser ministra de algo. "Calle de los héroes de La Almudena", propongo.

Y ya está. Quiero decir que ya estamos como hace siglo y medio. Esto marcha como una locomotora. Para atrás, pero marcha.

Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?