Decálogo para pequeño burgueses

Decálogo para pequeño burgueses enfurecidos por la intermitencia bienestar/malestar en el sistema capitalista. 

(Con apostillas)



1º.-Cíclicamente, el sistema te beneficiará o no.

(Cuando te beneficie, callarás y asentirás. Cuando te perjudique, tu ira será irreprimible).


2º.-En épocas de bonanza, todo cuanto tienes y disfrutas será justa recompensa a tu trabajo y probidad cívica.

(Quienes no compartan tu nivel de satisfacción serán detestables marginados y resentidos).


3º.-En épocas de escasez, la culpa de todo lo malo que te suceda será siempre de los demás.

4º.-Nunca olvides que eres un auténtico pequeño burgués, emocional antes que racional.

(Por tanto, en tiempos de crisis la ira debe anteponerse siempre a la razón).


5º.-No importan las ideas, sino quién las propone y si te complacen.

(Si te disgustan, denígralas sin perder el tiempo en más reflexiones).


6º.-Nunca dejes que la verdad estropee tus prejuicios.

(Ten en cuenta que el estado de iracundia posibilita que siempre tengas razón aunque no la tengas).


7º.-Nunca analices tu propia responsabilidad, ni en los males que te afectan directamente ni en los que sufre el conjunto de la ciudadanía.

(No eres responsable de nada. Recuerda el punto 3º de este decálogo).


8º.-Desconfía de quienes hagan propuestas razonables para superar situaciones complicadas.

(Toda propuesta, para reputarse útil, debe ser pueril, estrepitosa y azuzada por demagogos).


9º.-Confía en quienes supieron aprovecharse del sistema en tiempo fértil, continúan haciéndolo en épocas de carencia y al mismo tiempo impugnan la legitimidad de lo establecido.

(Sin duda son más inteligentes que tú. Procura imitarlos).


10º.-No descartes nunca la posibilidad de que, por causas imprevistas y venturosas, “lo tuyo” se solucione.

(En tal caso, a los demás pequeño burgueses enfurecidos que protestaban junto a ti, les darán por culo. Que se busquen la vida igual que tú te la has buscado).

Entradas populares de este blog

Godos, de Pedro Santamaría

Diez años, cuatro libros

¿Puedo hacer algo por usted?