Birds

Desde la habitación del hotel, en París, sentado al escritorio, veo unos pájaros muy grandes. Ayer, un amigo me decía: "Aprovecha para escribir a orillas del Sena". Imposible porque me alojo en Orly. El París de postales y bohemias me queda un poco retirado. Cuando vaya por esos entornos haré lo que todo el mundo: un par de fotografías para colgarlas en facebook. De momento escribo, cierto, pero no junto al Sena sino ventaneando a mi vecinos con alas. Unos magníficos cuervos.


Josep Pla decía que los pájaros sólo son hermosos cuando vuelan, aunque tienen la costumbre de pasar casi todo el tiempo quietos en los postes del telégrafo. No le gustaban los pájaros, ni siquiera la palabra en español: "Pájaro, suena a muñeco de trapo y palitroques". A un servidor tampoco le entusiasman los pájaros. Siempre me han dado un poco de grima, como si volasen porque no pueden hacer otra cosa y añorasen estar con las patas (por lo general muy feas) sobre tierra, picoteando insectos y basuras. Expertas en esta degradación, las palomas ocupan el número uno en mi lista de pájaros aborrecidos. Los cuervos me resultan mucho más simpáticos. Cuando vuelan son solemnes y si están aposentados en las ramas de un árbol toman aire como meditabundo. Los fabulo como los únicos pájaros conscientes de la fealdad de su especie alada y, por tanto, los más discretos. Puede que los más sabios.

De momento hacen lo mismo que yo: mantenerse a sosiego cerca de París, lejos del Sena. Podrían volar un rato y acercarse a la ciudad, mas el propósito no les merece la pena (al menos eso imagino). Tiempo habrá, parecen meditar mientras se atusan las alas a picotazos. Tiempo hay siempre, para casi todo. De momento, la mañana está llena de luz, árboles soleados y cuervos perezosos. No es mala forma de empezar un día de rutina en París de la Francia, un sitio tan enorme y apropiado como otro cualquiera para estar solo y no sentirse solo. El Sena y la vida que vayan pasando...

Entradas populares de este blog

Godos, de Pedro Santamaría

Diez años, cuatro libros

¿Puedo hacer algo por usted?