Secretos de libro

Robert Galbraith, militar jubilado que hacía sus tímidos asomos en el mundo literario con "La llamada del cuco", su primera novela, había vendido hasta la fecha 450 ejemplares. Descubierto el "secreto" sobre la verdadera autoría de la obra, imaginen: JK Rowling, la de Harry Potter, las ventas del libro han crecido un 500.000% en cuestión de horas. Ya es el más vendido del mundo mundial, en librerías y plataformas digitales.

Todo lo cual apareja unas cuantas reflexiones, ninguna alentadora, sobre los hábitos de compra y lectura de los aficionados a los libros. Y como es verano y hace calor y no tengo ganas de desperdiciar las dos corrientes de aire que me refrescan el cráneo, les dejo a ustedes el trabajo (de por sí abochornante) de elucidar alguna de esas reflexiones. Sólo se me ocurre una objeción, más que una reflexión: ¿De verdad era un secreto la verdadera identidad de Galbraith? A un servidor, el asunto le huele a montaje comercial no demasiado sutil. A ver cómo explican los editores de Galbraith que una novela mantenida durante meses sobre la cifra insignificante de 450 ejemplares vendidos puede convertirse, en 24 horas, en la más abundante, distribuida y comprada en el planeta. Cualquiera que conozca el mundo editorial, la vida bostezante del libro mal vendido y sus pintorescas particularidades, sabe que el supuesto milagro es exacto a los demás milagros también supuestos: imposible.

A menos, claro, que el fenómeno estuviera previsto y controlado desde que el viejo militar Robert Galbraith se jubiló para siempre y se convirtió en novelista durante nueve semanas, hasta el día D de su desembarco en la industria del entretenimiento literario.

Entradas populares de este blog

Una hamburguesa en un McDonald's

La hora de Bizancio

Godos, de Pedro Santamaría