Granada

Conversando con Andrés Sopeña, (madrileño de nacimiento como yo, crecido en varios lugares y recalado en Granada, donde ha hecho toda su vida profesional), me pregunta si cuando sueño conmigo mismo, localizado en alguna ciudad. la misma sigue siendo Granada.

La respuesta es obvia: "Sí".

Insiste un poco:
-¿Y cuando te preguntan de dónde eres, qué dices?.

-Nada. Extiendo las manos con las palmas abiertas hacia arriba y compongo expresión de incredulidad.

Me dice: "Deberíamos patentar una nueva definición sobre la pertenencia. Uno no es de donde nace, o donde crece, o donde se enamora, o donde trabaja o engendra y nacen sus hijos. Ni siquiera de donde muere. Uno es de donde sueña que es".

Patentado queda.

Entradas populares de este blog

Godos, de Pedro Santamaría

La hora de Bizancio

Del azul nacen los caballos