Granada

Conversando con Andrés Sopeña, (madrileño de nacimiento como yo, crecido en varios lugares y recalado en Granada, donde ha hecho toda su vida profesional), me pregunta si cuando sueño conmigo mismo, localizado en alguna ciudad. la misma sigue siendo Granada.

La respuesta es obvia: "Sí".

Insiste un poco:
-¿Y cuando te preguntan de dónde eres, qué dices?.

-Nada. Extiendo las manos con las palmas abiertas hacia arriba y compongo expresión de incredulidad.

Me dice: "Deberíamos patentar una nueva definición sobre la pertenencia. Uno no es de donde nace, o donde crece, o donde se enamora, o donde trabaja o engendra y nacen sus hijos. Ni siquiera de donde muere. Uno es de donde sueña que es".

Patentado queda.