Baby

Imagen: Miguel Martos. Escuela (y que se atreva a decir lo contrario)
En 1987 escribí una carta a una persona que vivía en París, de la que no recordaba su nombre y, la verdad, ni siquiera recordaba su existencia. En aquella carta le daba noticias sobre la muerte de un amigo común, muy querido por los dos.

Hoy, 25 años después, a través de facebook se ha puesto en contacto conmigo desde Buenos Aires. Él sí recuerda la carta recibida y sí me ha tenido presente todoeste tiempo, a través de mis novelas y en especial de "Palermo del cuchillo", publicada en 1996 y dedicada a la memoria del amigo difunto, nuestro Baby, el pintor argentino de origen vasco José Azcoitia Bilbao.

Todo lo cual me hace pensar, de nuevo, que las cosas importantes de la vida nos suceden cuando no estamos. Cuando ni siquiera sabemos que están ocurriendo.

Entradas populares de este blog

Godos, de Pedro Santamaría

La hora de Bizancio

Diez años, cuatro libros