Ir al contenido principal

Blas de Lezo en Hislibris


Que don Blas de Lezo y Olabarrieta haya sido un héroe olvidado no significa que muchos investigadores y escritores no se ocupasen de su biografía y de los hechos históricos en los que fue protagonista. El más espectacular y célebre de todos ellos fue sin duda la defensa de Cartagena de Indias, en 1741, ante la escuadra de Vernon y el poder naval del imperio británico. Pero no es la única ocasión en que la figura de Lezo se yergue impresionante (no encuentro otro adjetivado), con la "fuerza tranquila" de los héroes que simplemente se aplican en la observancia del deber. Y cumplen.


Sobre Blas de Lezo se han publicado varias novelas, unos cuantos ensayos divulgativos, bastantes trabajos académicos y un montón de artículos tanto en revistas especializadas como en periódicos generalistas. No digamos en Internet. Sin embargo, nunca ha llegado a convertirse en un personaje popular. Las razones son de variada clasificación. Prometo una próxima entrada en este blog explicando algunas de ellas. Aunque parece necesario, a pesar de todo, reivindicar para el ideario español (si es que tal cosa fuese posible a estas alturas de la Historia), la figura ejemplar del Almirante. Hay algunas páginas web que se han ocupado de él, como http://todoababor.com y, desde luego, la que para mí es la más entrañable, cuidada y rigurosa publicación sobre narrativa histórica en la red hispana: Hislibris. (Ya sé que algunos pensarán "Claro, claro, como que tienes publicada una novela en Evohé y has recibido los premios Hislibris 2012, etc...). Bueno, eso es cierto. Pero también es verdad que he reivindicado el valor de esa misma página desde hace mucho tiempo, desde antes de que en Hislibris y en la editorial Evohé supieran que yo existía. Si mantuve aquello en el pasado, con cuánta más razón me sentiré inclinado a sostenerlo ahora. Además, ya se sabe: "De bien nacidos, etc...".

Os dejo el enlace donde puede encontrarse todo lo que ha publicado Hislibris sobre Blas de Lezo, aquí mismo.

Y otro con la amable reseña sobre Almirante en Tierra Firme que han publicado hoy, firmada por Ariodante Handeliana:

Almirante en Tierra Firme - José Vicente Pascual

Y con eso y un muchas gracias, quedamos para hablar mañana del siglo XVIII español. (Hay quien se cita para hablar de fútbol, o de cotilleos en familia, oye: cada cual a lo suyo...).


Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?