Libros caros, baratos y gratis

Triste como el lunes de un parado llega el artículo (de lunes) en El País sobre los desastrosos números de la industria editorial española. Hemos retrocedido una década en todo, por lo visto. Y encima la piratería en internet amenaza seriamente al sector. Claro que si hemos retrocedido, será porque alguna vez avanzamos, cosa que no tengo yo muy clara. Los lectores de libros, en su inmensa mayoría, siempre los compraron a regañadientes, por mantener una afición malgré lui que les resultaba cara, de eso se quejaban y se quejan: "los libros son caros".

¿Caros como unos zapatos, como una comida en un restaurante, como una salida de copas con los amigos? ¿Caros como llenar el depósito de gasolina, como un bolso Versace fusilado en un mercadillo, como un fin de semana en Torrevieja (Alicante), o como un cubierto de primera comunión en el ventorrillo al lado de casa? Nadie dijo nunca cómo de caros son los libros, pero eso sí, todo el mundo está de acuerdo: son caros.

Legítima defensa: las ediciones de bolsillo o digitales. Según los expertos de la industria editorial española (con perdón por el oxímoro), habría que bajar el IVA digital, del 21% al 4%, igual que en los ejemplares impresos. Eso abarataría mucho los precios. Ya no serían "tan caros". Y la gente, felizmente culta y liberada del peso intolerable por lo abusivo del libro digital, iría loca de contenta a Amazon y sitios similares para descargar (legales), cientos de miles de títulos. Y los buenos ganan al final, los malvados reciben su merecido, la justicia reluce y todo acaba divinamente. Esa es la ficción, que diría Óscar Wilde.

Respecto a la piratería en red, la incógnita está en discernir si los que descargan libros ilegalmente han comprado alguna vez, en su pringosa existencia, algún libro de verdad, de los que se hacen con papel y cartón y son cuadrados y llevan muchas letras dentro.

Uno, en su modestia, empieza a pensar que el mayor y gravísimo problema que afecta a la industria editorial española es la industria editorial española. Con IVA y sin IVA.

Entradas populares de este blog

Godos, de Pedro Santamaría

La hora de Bizancio

Diez años, cuatro libros