Ir al contenido principal

Personajes, novela, historia...


En el tren, camino de la estación de Sants, conversaba con Jorge Navarro sobre las posibilidades literarias y como personaje novelesco del dictador Miguel Primo de Rivera. La burguesía barcelonesa celebraba su gracejo andaluz y se estiraba para llegar a la altura de su señorío jerezano. Lo animaron a acabar con el caos social y el pistolerismo anarquista (y patronal, aunque a esa parte del argumento no harían mucha mención), con la misma contundencia que lo proclamó vencedor en Alhucemas; y sobre todo: equilibrar el balance de lucros entre los terratenientes extremeños y andaluces y los hacendosos catalanes. En suma: poner orden y un poco de equidad en una España rota cuyo jefe de Estado era un pornógrafo pasmado ante el oleaje de la historia.

Se puso don Miguel a la faena y en seis años y ciento veinte días estuvo en condiciones de devolver a don Alfonso XIII una nación con las cuentas saneadas, la estabilidad social restablecida y el sindicalismo revolucionario conducido sin mayores traumas a los ámbitos de la legalidad. En esta última tarea, el partido socialista y la UGT le echaron una mano, seguramente la que más falta le hacía.

En cualquier país del mundo, Primo de Rivera sería hoy considerado un mediador social, líder bonapartista consciente de la temporalidad de su mandato que tras remediar el descalabro colectivo se retiró sin alharacas a los que deberían haber sido años  años plácidos de su jubilación. Sin embargo, el biempensar de los gestores mediáticos lo ha convertido en dictador a secas, baldonándolo además con una infamia imperdonable: haber sido padre de José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange Española. La ideología telecinquista es implacable. Le gusta más un vínculo familiar comprometido que a un gay un aeropuerto. Y su histeria es ley.

Murió en París el anciano dictador, y digo anciano no porque fuese viejo sino porque entre la mísera displicencia con que su majestad Alfonso XIII lo trató después del cese y la saña con que lo habían combatido y escarnecido los caciques del gran sur, se convirtió en un hombre desolado, abrumado por la melancolía y la soledad en su exilio por las riveras del Sena. Hay quien sostiene que falleció por causa de la diabetes (enfermedad que lo maltrajo toda la vida), y otros sugieren que su óbito no fue por motivos naturales. De lo que no cabe duda es de que, al final, recibió el castigo que aguardaba a quienes intensasen mediar en el avispero español de principios del siglo XX: la rabia, la venganza y el olvido.

Son ya varias las personas con las que he hablado y coinciden que en Barcelona (por parte de los pocos interesados en estos asuntos), se le sigue considerando un buen militar, un caballero jerezano que llegó por méritos propios a Capitán General de la región, persona de pronto ingenio e inclinado a solucionar controversias de manera pragmática, sin doctrina pero con principios. Así se le considera: un buen gobernante que libró a Cataluña, al menos durante unos años, de la codicia empresarial de "los nuevos ricos" y del furor descontrolado de las masas incendiarias.

Llegamos a destino, bajamos del tren y caminamos hasta el Ateneo barcelonés. La conversación quedó interrumpida en el punto más interesante: aquí, en torno a este personaje y estos hechos... ¿hay novela o no la hay?



A la izquierda, Jorge Navarro, autor de Las cinco muertes del barón airado

Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?