Top 10: hasta los huevos.

Alguna vez, a algún gurú de esos expertos en comunicación, redes sociales, entorno 2.0 y sitios parecidos, se le ocurrió incluir en sus recetarios un consejo muy útil para captar audiencia (visitas, tráfico, posicionamiento SEO, clics en los banners de publicidad, ya saben: chamarileo internáutico); siendo que fue tal consejo del tenor casi literal siguiente: "Presentar las entradas y post con un titular lo más llamativo posible, como por ejemplo, Las diez mejores ciudades para visitar en semana santa, o Los diez escritores más influyentes de la literatura norteamericana. Ese día, a esa hora más o menos, cientos y muchos miles de listillos con tarifa plana tomaron el ejemplo por ley y se esmeraron en elaborar los TOP 10 más variados, imaginativos, insólitos. Como dicen en Granada y parte de Málaga: "Por cojones", todo lo que llevase como presentación "Los diez... " (Exceptuando los diez mandamientos, ya muy vistos), debía de ser un éxito de audiencia. Y se aplicaron a la tarea con admirable euforia.

Diez cosas que debes tener en cuenta si eres infiel a tu pareja, diez cosas que no debes hacer si eres infiel a tu pareja y además le pones unos cuernos como el perchero de un marqués, los diez mejores hospitales del mundo para cambiarse de sexo, los diez lugares más recomendables para el turismo eyaculativo, las diez compañías aéreas con más accidentes en la historia de la aviación, los diez criminales menos buscados por la Guardia Civil, las diez amas de casa más feas de Calatayud... En cuanto hay posibilidad de juntar diez de algo, para bien o para mal o para nada, hay artículo (o sea, TOP). (Clic aquí mismo, dando ejemplo).

El último TOP 10 me ha arrasado más que la fundación de la Fundación Felipe González (la cual, por cierto, merecería figurar en el TOP 10 de las fundaciones más pintorescas del planeta, aunque esa es otra historia); al grano. Decía que el último TOP 10 me mata. Publicado en un sitio la mar de serio, todo diseño en blanco y negro, no crean, como Jot Down, Contemporary Culture Magacine, no crean. Se titula, Diez lugares que debería visitar todo buen aficionado a la Fórmula 1 (al que no le falte el dinero). ¡La Virgen! Vaya título largo para una chorrada tan escueta (de formas, de contenidos es otra cosa, en Jot Down la gente escribe unas sábanas como velas de galeón, tengan en cuenta que es un Contemporary Culture Magazine y que la gente de la Culture, sobre todo si escribe en un Contemporary Magacine, suele necesitar mucho espacio para poner todo lo que sabe e incluso reservarse un hueco vistoso y coquetón para lo que no sabe).

El artículo va de lo que va, evidentemente. O sea, que no lo he leído porque a un servidor la Fórmula 1 le interesa tanto como el derecho civil chipriota. Largo es, desde luego. Y se mencionan diez circuitos de F1, eso también lo he comprobado. Aunque bien me pueden achacar que me ponga crítico y tontillo con un artículo que no he leído, cierto. No tengo excusa. De modo que con toda la cara y sin excusa posible me arriesgo a afirmarlo: Qué gilipollez.

¿De verdad creen en Jot Down Contemporary Culture Magacine que sus lectores tienen interés en la Fórmula 1, y andan sobrados de dinero, tal como recomienda el articulista, para viajar a esas diez mecas del rum-rum-rummmmm? A la inversa: ¿En Jot Down Contemporary Culture Magazine, creen que los aficionados adinerados a la Fórmula 1 leen su revista y toman en consideración sus recomendaciones? Yo creo que ambas preguntas, tan retóricas ellas, tan pimponas y sin excusa, se responden solitas, como toda buena pregunta pimpona, retórica y sin una buena excusa. Entonces, ¿qué pinta el TOP 10 automovilístico en aquellos pliegos virtuales como velas de galeón? Pues justamente eso, que hay 10. Un formidable 10 para un TOP. Eso lo salva todo de casi todo.

Como dijo aquel otro experto en periódicos, fuesen generalistas o Culturemagacines: Nunca dejes que un TOP 10 te estropee un indio cortando cabelleras en una película de romanos. Y en eso están, en Jot Down y en los 10 Jow Down's más interesantes de la red. Qué tiempos... No habrá 10 más sosos en los últimos 10 siglos.

Entradas populares de este blog

Godos, de Pedro Santamaría

Diez años, cuatro libros

¿Puedo hacer algo por usted?