A Juan Ferreras le gusta tu foto

Si publico una fotografía en una red social (facebook por ejemplo), y recibo una notificación que dice "A Juan Ferreras le gusta tu foto", me entra una desazón especial porque lo más seguro es que la foto no sea mía, más bien bajada de a saber qué sitio de internet; y aunque mía fuese, se trata de una captura a la buena de Dios con el iPhone, o sea, una cosa doméstica, para la familia y unos cuantos conocidos. Claro que Juan Ferreras (quien ha tenido la cortesía de agregarme como amigo en fb hace poco), sabe perfectamente que no es que yo sea aficionado a este arte, por lo menos; ni hablar; soy un señor con un teléfono que saca instantáneas de lo que le llama la atención. Lo más seguro es que la foto le parezca lo que es y, en realidad, le guste más o menos la historia que acompaña a la foto. Pero la notificación reza así exactamente: "le gusta tu foto". Esa es mi congoja. La misma que me entraría si publicase una novela y alguien me enviara un correo electrónico avisándome: "A Vargas Llosa le gusta lo que has escrito". Qué exageración... Y qué grande Juan Ferreras, desde siempre.


Entradas populares de este blog

Una hamburguesa en un McDonald's

La hora de Bizancio

Godos, de Pedro Santamaría