Ir al contenido principal

De pie sobre las ruinas

"No se puede remplazar un orden cuestionado, con los mismos elementos que provienen de su destrucción. La degradación, la falta de identidad, la incultura, no podrán reemplazar el esclavismo organizado del poder dominante, por otra cosa que el esclavismo desorganizado de la anarquía". Juan Pablo Vitali  (Buenos Aires, 1961), acostumbra a decir las cosas tal como las piensa, y pensarlas con mucho detenimiento y audacia. Quienes conocemos sus artículos de prensa, publicados en España, por lo general, en el periódico digital El Manifiesto, sabemos de su actitud comprometida en la defensa de los valores civilizadores de occidente, y su convicción de que América es (debería ser), la culminación de ese proceso histórico: una síntesis (en el sentido hegeliano), de las culturas greco-latina, anglonormanda y criolla lanzadas a un devenir sin ataduras y en busca de su destino inalienable . El nuevo orden, el nuevo sujeto revolucionario, la nueva humanidad, laten en la proyección histórica de América latina y española. Un poco lorquianamente, "aguardan su turno tras la lucha de raíces y el alba sin contorno".


Hay también ecos del más beligerante Juan Eduardo Cirlot en De pie sobre las ruinas. Al igual que el poeta catalán, Vitali se rebela ante el olvido de los dioses y los héroes, del espíritu y lo sagrado, la Historia en suma, por causa de la debilidad moral del mundo globalizado y la endeblez ideológica de unos principios "democráticos" sin sustancia épica, los mismos que establecen la tiranía de la mediocridad, la fealdad de lo grosero y la resignación de los esclavos felices ante el sistema atroz del consumo y la muerte. "Los dioses yacen mudos como esclavos / lamiendo el oro rosa y el estiércol", lamenta Cirlot al tiempo que alza su voz como un desafío ante el sepulcro de los héroes y la vacuidad de un mundo satisfecho en su propia aniquilación. Es la misma voz (eso me ha parecido), de Juan Pablo Vitali, tantos años y tanto océano por medio entre un autor y otro, retomando con osadía y una elegancia exquisita esas ideas que, en sí mismas, son una tarea descomunal y apasionante: volver donde los héroes, descubrir a los dioses, viajar y conquistar el territorio donde mana el espíritu de la tierra, lo humano y lo sobrehumano. Y decir: yo lo he intentado.

No saben ustedes lo que estoy disfrutando con esta lectura.

De pie sobre las ruinas
Juan Pablo Vitali
Ed. Camzo



Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?