Ir al contenido principal

Dichosos infelices e infelices desdichados

Hay gente que es feliz porque carece del mínimo entendimiento y criterio y no digamos coraje para darse cuenta de que no es necesario pasarse la vida buscando argumentos que justifiquen su pretendida felicidad sino, más bien al contrario, intentando dar con uno solo que no la haga tan necesaria. Son felices porque no tienen luces para ser infelices. Y a la recíproca, hay personas que son muy infelices porque carecen del más rudimentario sentido de la proporción del mundo y están incapacitados psicológica, emocional e intelectualmente para resistir dignamente en el drama de la existencia. Para este subgénero, el pasado es una condena sin posibilidad de redención, el presente un acucio angustioso en espera de cualquier catástrofe y el futuro una incógnita tenebrosa, horripilante, donde puede conjeturarse todo mal y nada bueno ni medio bueno les aguarda.
No sé que es peor, más nocivo para quienes comparten su entorno con estas personalidades tóxicas: si ser feliz a tontas y a locas o infeliz por histeria sistemática. Ni lo sé ni me importa, para qué voy a disimular. Lo único que me interesa de este asunto de la felicidad y la infelicidad como objeto de preocupación constante es eso justamente: comprobar con cierto asombro cómo la mayoría de mis congéneres emplean su tiempo y energías en esta tensión para mí absurda. Ser feliz, ser infeliz, ser medio pirata y medio galeote en la nave que va y nunca regresa ... qué más dará. Yo, que ni soy feliz ni falta que me hace, llevo convencido desde los tiempos en que Fraga era ministro de Información y Turismo de que el camino más corto para alcanzar la amargura es empeñarse en ser feliz o obsesionarse en dejar de ser desgraciado. Disfrutar de la dicha mientras se puede y acomodarse sin dolor en la melancolía cuando corresponde, es talento de muy pocos. En él, aprenderlo, cultivarlo y mantenerlo, sí merece la pena emplear la vida entera. Que después es tarde y no hay ocasión a enmiendas.

Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?