Ir al contenido principal

El mito español se derrumba

Estas cosas siempre se justifican citando "un estudio de la universidad de... o de la revista vaya usted a saber...), de manera que no puedo escribir la frase que sigue sin advertir: vaya usted a saber; lo cierto es que un estudio de la prestigiosa revista Neurology (importante lo de prestigiosa), indica que los españoles dormimos poco y mal. Trasnochamos demasiado y encima nos levantamos temprano. Y apenas un 9% de la población duerme la siesta. Dormimos la siesta menos que los alemanes (22%), los italianos (16%) y los ingleses (15%). En este escalafón de dormidores de siestas nos encontramos, como siempre, a la altura de Portugal (8'5%).

Cabe decir en nuestro descargo que la hora española de echar la siesta viene a ser más o menos la hora inglesa y alemana de acostarse, y que eso a lo que ellos llaman siesta, después de comer, o sea, sobre las 12'15, para nosotros sería una "cabezá mañanera", "guitarrá de maitines" o "siesta de la burra". No nos alarmemos por tanto. Ni alemanes ni italianos ni mucho menos los ingleses conseguirán derruir el mito español de la siesta-siesta como Dios manda. Nosotros mismos, en cumplimiento de alguna perversa maldición ancestral, seguimos siendo nuestros peores enemigos. Sólo un 9% de compatriotas aflojan la pestaña a la hora de los documentales de La2. ¿Esa es la sociedad que queremos, la civilización que entre todos deseamos construir, una cotidianidad habitada por gentes insomnes, sonambúlicas, bostezantes, que arrastran su sueño atrasado como los caminantes de The Walking Dead?

Que el gobierno organice una campaña institucional, o que grupos responsables de ciudadanos concienciados monten un partido transversal e interclasista. Que alguien haga algo, pero no dejen que la mejor tradición convivencial española, lo mejor de nuestra educación, la siesta, se pierda en la casi nada de un 9% tristemente estadístico. ¿Cómo vamos a prosperar, salir de la crisis y recuperar Gibraltar si estamos todo el día como medio dormidos y a medio espabilar?

Qué desastre

Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?