El mito español se derrumba

Estas cosas siempre se justifican citando "un estudio de la universidad de... o de la revista vaya usted a saber...), de manera que no puedo escribir la frase que sigue sin advertir: vaya usted a saber; lo cierto es que un estudio de la prestigiosa revista Neurology (importante lo de prestigiosa), indica que los españoles dormimos poco y mal. Trasnochamos demasiado y encima nos levantamos temprano. Y apenas un 9% de la población duerme la siesta. Dormimos la siesta menos que los alemanes (22%), los italianos (16%) y los ingleses (15%). En este escalafón de dormidores de siestas nos encontramos, como siempre, a la altura de Portugal (8'5%).

Cabe decir en nuestro descargo que la hora española de echar la siesta viene a ser más o menos la hora inglesa y alemana de acostarse, y que eso a lo que ellos llaman siesta, después de comer, o sea, sobre las 12'15, para nosotros sería una "cabezá mañanera", "guitarrá de maitines" o "siesta de la burra". No nos alarmemos por tanto. Ni alemanes ni italianos ni mucho menos los ingleses conseguirán derruir el mito español de la siesta-siesta como Dios manda. Nosotros mismos, en cumplimiento de alguna perversa maldición ancestral, seguimos siendo nuestros peores enemigos. Sólo un 9% de compatriotas aflojan la pestaña a la hora de los documentales de La2. ¿Esa es la sociedad que queremos, la civilización que entre todos deseamos construir, una cotidianidad habitada por gentes insomnes, sonambúlicas, bostezantes, que arrastran su sueño atrasado como los caminantes de The Walking Dead?

Que el gobierno organice una campaña institucional, o que grupos responsables de ciudadanos concienciados monten un partido transversal e interclasista. Que alguien haga algo, pero no dejen que la mejor tradición convivencial española, lo mejor de nuestra educación, la siesta, se pierda en la casi nada de un 9% tristemente estadístico. ¿Cómo vamos a prosperar, salir de la crisis y recuperar Gibraltar si estamos todo el día como medio dormidos y a medio espabilar?

Qué desastre

Entradas populares de este blog

Godos, de Pedro Santamaría

Diez años, cuatro libros

¿Puedo hacer algo por usted?