La verdad de la ficción

En el último año y medio he tenido la fortuna de publicar dos novelas: La hermandad de la nieve y Almirante en Tierra Firme. También he tenido la satisfacción de que ambas obras hayan merecido sendos galardones literarios, los Premios Hislibris a la mejor novela y mejor autor de 2012 por La hermandad de la nieve y el Premio Hispania de novela histórica por Almirante en Tierra Firme. Todo lo cual, como es fácil suponer, me ha deparado días y momentos, recuerdos y experiencias muy gratos. Uno, a estas alturas, no aspira a la celebridad, el oropel y algunas otras bambalinas del mundo literario; pero se acogen con gusto estos reconocimientos que ponen en valor lo único que de verdad importa, lo único verdadero de la ficción novelística: el compromiso del autor con el arte de narrar y con su humilde aunque tenaz dedicación en la vida, que es la literatura.

Verdadera es también la rara, feliz oportunidad que surge con cada novela de conocer a nuevos lectores y, sobre todo, reconocer a los amigos de siempre, aquellos que han tenido la paciencia y bondad de leerme desde hace años y que aún están dispuestos a prestar su voz y su saber (que suele ser mucho, y no precisamente por leerme a mí), para glosar mis obras en el transcurso de una presentación, conferencia o evento semejante. Uno de ellos (no uno más, uno muy especial, con amigos de siempre y tras algunas circunstancias que han imposibilitado el encuentro con más antelación), tendrá lugar el próximo 25 de noviembre, en Granada. A las 19'30, creo recordar, el el Aula 2 de la Facultad de Medicina, José Luis Gastón Morata y Andrés Cárdenas hablarán sobre mis novelas y mi manía de escribirlas.

Hace mucho que no voy a Granada, lo que importa muy poco. Sí es importante reencontrar a aquellos amigos que hoy, después de tanto tiempo, tantos años, tanto escrito y vivido, siguen encontrando interés en mis novelas y ganas de hablar de ellas. Ese lujo no llega todos los días. Esa suerte, en el fondo, es la única realidad de la ficción que me interesa.




Entradas populares de este blog

Godos, de Pedro Santamaría

La hora de Bizancio

Del azul nacen los caballos