Ir al contenido principal

Novelas de siempre, experiencia nueva

http://estudioenescarlata.com
Alguien dijo alguna vez que los novelistas, sobre todo llegados a cierta edad, siempre escriben la misma novela. No sé qué edad será esa, y me inquieta la alusión de "llegados a cierta edad" porque en el transcurso de todos los años que llevo dedicado a este oficio, la edad siempre fue asunto interesante para los medios, críticos, comentaristas y demás tribus ocultas cerca del río. Cuando se es muy joven, o joven a secas, o joven viejo tirando más a viejo que a joven, la cuestión es "lo autobiográfico". No se salva ni Dios de la pregunta aunque hayas escrito una novela ambientada en la China del Imperio Temprano: "¿Qué hay de autobiográfico en tu libro?".  Como dicen en Ponferrada: un coñazo. Luego, pasado el tiempo y las hojas del calendario, yo no sé porqué, a los preguntones les entra como pudor; deben de considerar que remover lo autobiográfico en un señor de, pongamos, más de cincuenta tacos, no queda bien; o no es interesante. ¿A quién gavinas le importa la (auto)biografía de un cincuentón? Todo lo que no sean estacazos y batallas de la juventud tormentosa (cuanto más tormentosa mejor), ni tiene relevancia ni hay motivo para arrebatarlo del decoro domiciliario y su refugio en la salita de estar. Mira, eso que vamos ganando con la dichosa edad: que nos dejen en paz con el dichoso autobiografismo (no sé si esta palabra existe pero aquí viene de molde).

Lo que sospecho, y no creo equivocarme, es que para los medios, críticos, comentaristas y demás tribus ocultas cerca del río, sí estamos siempre escribiendo la misma novela: preguntan lo mismo, se interesan por lo mismo, la leen igual de apurados y al final, casi sin excepción, escriben lo mismo sobre lo último que uno puso en los escaparates de las librerías. Sin embargo, para el autor, cada novela recién publicada es una experiencia completamente nueva. Siempre. Cada título convoca a distinta gente, despierta expectación en entornos diferentes, y llegan personas nuevas, de las que nunca habíamos oído hablar (igual que ellas de nosotros), con un entusiasmo renovado que, a su vez, alienta la ilusión por seguir escribiendo (y para qué vamos a disimular): por seguir publicando).

Con mi Almirante en Tierra Firme, recién echado a navegar, ya he tenido unas cuantas agradables, estimulantes novedades: el interés de la Liga Naval Española en Valencia por la figura de Lezo y el relato de sus hechos en Cartagena de Indias, transmitido con exquisita amabilidad por su subdelegada, Ania Granjo; la calurosa simpatía con que algunos amigos residentes fuera de España se han empeñado en recibir la novela; la constancia de escritores como José Luis Gastón Morata, Toño Llamas o Juan Pablo Vitali en leerme aunque, de suyo, me tienen ya muy leído; la generosidad con que algunas librerías y puntos de distribución han insistido en que mi Almirante llegue puntual a sus anaqueles; el ofrecimiento de algunas presentaciones que yo ni imaginaba posibles, como la que estamos preparando para el Ateneo Barcelonés.

Sí, publicar una novela es siempre una experiencia nueva. Y lo mejor de lo nuevo (abusemos del adverbio temporal; total, ni se inmuta), es que siempre conoces gente, lugares, ámbitos que estaban ahí, insospechados, y que ahora se vuelven acogedores como las páginas de un buen libro. Y ese es hoy mi disfrute.

Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?