Ir al contenido principal

Paréntesis

Cuando se presentó en sociedad, allá por 2009, la directora de la biblioteca municipal de Carmona estaba encantada: "Me parece que al fin vamos a tener en Andalucía una editorial de novela y narrativa que merezca la pena, de las que publican literatura de verdad...", me comentó. Bueno...

No ha sido la editorial con fondos más pimpolludos ni seguramente su gestión fuese la más productiva, pero puedo asegurar, porque estoy en condiciones de hacerlo, que en Paréntesis he encontrado los títulos más sorprendentes por su novedad y calidad en el último lustro.


A lo mejor ese ha sido su defecto (el de Antonio Rivero Taravillo, director de publicaciones hasta hace poco): empeñarse en sacar adelante una editorial nutrida por novedades de alta exigencia literaria y apetecibles clásicos que todo el mundo debería haber leído (me refiero a ese "todo el mundo" que se tiene por lector, aficionado a la lectura o como ahora se llame el oficio). Desde que se organizó parda con el homenaje a Foxá y la presentación de Misión en Bucarest y otras narraciones, Paréntesis ha sido como una metáfora de gozosa beligerancia en la grisura del panorama literario español: sólo buenos títulos, sólo buenos autores. Sus portadas eran una declaración de principios: "LO IMPORTANTE ESTÁ DENTRO". El que quisiera colorines y letras en relieve y fotos guapas, al best-seller, que es terreno conocido y allí sobran florituras.

Juan Villa Díaz y su El año de Malandar fueron un descubrimiento casi increíble, por lo brillante de un autor hasta entonces desconocido, por la contundencia y eficacia de una prosa y un argumento extraordinarios. No los únicos, desde luego. De memoria recorro mis lecturas de Paréntesis en los últimos dos o tres años y me vienen enseguida al santiscario y su regusto muchas horas de disfrute y algunos títulos ejemplares: Ardeviejas, de Carlos Jurado Caballero; Sin noticias de Acuario, de Reyes García Doncel; El códice purpúreo, de Hermnia Luque; La trilogía de la Transición de José Manuel Benítez Ariza; Aracne, de José Antonio Moreno Jurado; Tierra de bárbaros, de Norberto Luis Romero...

Ahora, como muchas otras en España, la editorial ha ido a la quiebra. A diferencia de muchas otras, queda un fondo de libros y títulos valiosísimos. Lo único que cabe es resignación (son los tiempos y su sentido), y una encendida esperanza: que esos títulos no se pierdan... Ya saben, como lágrimas en la lluvia.

**


(Espacio cedido amablemente por este blog para Publicidad):






Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?