Ir al contenido principal

Regreso a Howards End

Si la película es una producción inglesa, el guión adaptado de la novela Regreso a Howards End de E.M. Forster, los actores protagonistas son Anthony Hopkins y Enma Thompson, el director James Ivory, la dirección artística, fotografía, ambientación, decorados y vestuario acordes a semejantes medios principales, y la secuencia se desarrolla en un amable, luminoso restaurante de la campiña, en la Inglaterra victoriana, y los diálogos fluyen con naturalidad e ingenio, caracterizados y netamente subrayados los personajes con la minucia de un gesto, el detalle de una sonrisa, la inflexión de una mirada... Entonces todo es perfecto. Tiene que ser perfecto.

Si en el minuciosamente reproducido, esmerado restaurante, una orquestina interpreta música de fondo para amenizar el almuerzo a los comensales, y esa música es un tango...

Un tango en la Inglaterra victoriana es como el Cid Campeador en la batalla de Bailén. Un tango en la Inglaterra victoriana que suena y resuena como lecho de espinas sobre el que caen las palabras, los gestos, los ademanes, las expresiones de los actores, es un horror grande entre los más grandes. Un espanto, una grima. Un pecado tan puro como esos pecados que, de tan pecado como son, sólo pueden cometerse de pensamiento. Un gran crimen perfecto.

El tango fuera de época sacó de escena a los actores. Ridiculizó a los personajes. Jodió la tarde de domingo.

Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?