Un alto en el camino...

Entre las amenidades con que Circe me entretiene, la dedicación a Blas de Lezo y la novela recién emprendida, este nauta va camino de convertirse en náufrago perpetuo. En previsión de accidentes laborales, vamos a declarar la hora del bocadillo por unas semanas.
Descanso obligatorio.

El año nuevo seguro que trae más oleaje y espumas que acaricien la quilla de esta nave.
Hasta entonces, saludos a todos.





Entradas populares de este blog

Godos, de Pedro Santamaría

La hora de Bizancio

Del azul nacen los caballos