Entradas

Mostrando entradas de 2014

Respeto, por favor

Imagen
Torturarse en acabar una novela que desagrada al lector por larga y farragosa, para después escribir una "crítica" poniendo dicha obra a bajar de un burro, es un acto de perfecta crueldad y perfecta estupidez.

Faltar al respeto con tanta saña y rencor a un autor como Javier García Sánchez, quien lleva toda la vida dedicado a la narrativa, en cuerpo y alma, y nos ha ofrecido algunas de las mejores novelas de las últimas décadas en lengua española, sólo puede ser propio de un novelista mediocre, bastante amargado, metido a crítico.

Crítico de Babelia, por supuesto.

El águila y la lamdba

Imagen
Una novela es una buena novela cuando invita a reflexionar sobre lo que hay más allá y es más trascendente que la propia narración. Leyendo El águila y la lambda, de Pedro Santamaría, no se me ha ocurrido otra cosa que rebuscar y rebuscar hasta encontrar un texto escrito hace años. Yo creo que viene a propósito de esta gran aventura, el inicio del inmenso incendio que serían las Guerras Púnicas, el choque de dos culturas antagónicas con el final que todos conocemos. A veces me gusta fantasear sobre qué habría sucedido si Cartago hubiese resultado vencedora. ¿Cómo sería el mundo greco-fenicio? ¿Cuál su legado?
Sobre este asunto, conjeturé algo, como decía, hace tiempo: ****

Aventura y valores en El Señor de los Anillos

Imagen
Aventura y valores en El Señor de los Anillos
(Esbozo de una interpretación catolicista)
Editorial EAS

Más que argumental, el viaje es el elemento estructural por antonomasia de la literatura de aventuras. El viaje y el regreso (es decir, la Odisea en su puro sentido), configuran el trazado espacio temporal y el tejido de acontecimientos, siempre adversos y presentados como reto a superar (no puede ser de otra manera), por el que deben transcurrir las peripecias de los protagonistas y personajes principales en este tipo de narraciones. De esta forma, el viaje se presenta como una vía ineludible de iniciación sapiencial que determinará tanto el desarrollo de la acción como la evolución interior de los personajes. El viaje-aventura, para llegar a buen término, no sólo implica la superación de dificultades externas sino, fundamentalmente, la victoria sobre la propia debilidad interna del héroe, su reacción y capacidad de trascender a las propias limitaciones para convertirse en “otro nuevo…

Septimio de Ilíberis

Imagen
Hay autores que escriben para la clientela de las grandes superficies comerciales y otros que lo hacen pensando en los lectores. Hay novelistas obsesionados con las tendencias eventuales del mercado y otros que se esmeran por entender los universales de la literatura. Hay quien redacta cientos de folios para demostrar lo mucho que sabe y hay otros (una minoría), que acude a la tradición literaria para aprender de los grandes maestros e intentar, con humilde diligencia, seguir la huella de quienes hicieron del arte de la novela un hecho cultural imperecedero, no una moda que se mantiene unos meses y pasa al olvido sin dejar más rastro que algunos movimientos en la cuenta de resultados de cualquier editorial. O sea y en resumen: hay quien se toma este oficio en serio, como una dedicación creativa de primer nivel, y los hay que aspiran (porque su ambición no da para más), a cierto modo de vida (“ser escritor”) atractivo, glamouroso y un poquitín hortera

Peña Amaya

Imagen
Acabo de leer la novela Peña Amaya, de Pedro Santamaría, y redacto casi a vuelo, aún conmovido por una lectura tan amena, mis impresiones sobre la misma. Lo primero que me viene al santiscario (llevo dándole vueltas mucho tiempo y la experiencia de Peña Amaya ha avivado esta reflexión), es que no existe una épica fundacional de la literatura española, vinculada al surgimiento del mito nacional, al estilo, majestuoso, de las sagas nórdicas, germánicas y anglonormandas. La razón es evidente: la literatura española, durante toda la edad media, se expresa en distintas lenguas romance, y cada una de ellas establece referentes epistemológicos distintos.

Sólo cuando el castellano comienza a usarse como lengua franca en gran parte del territorio peninsular, aparece el primer relato caballeresco que vertebra una identidad más o menos compacta en torno al mismo ideario común. Me refiero al Cantar del Mío Cid, claro está; un compendio tardío que aboca a la literatura épica española al monotema:…

Tajao

Imagen
Cortados como la piedra nos quedamos. El lugar es un desierto, árido y simple como como un sueño sin recordar y un fantasma sin nadie a quien asustar. La piedra pulida por el ventarrón perpetuo en esta esquina de la isla argumenta un paisaje de drama antiguo, un escenario entre onírico y tramposo: ninguna persona en su sano juicio puede tener tanta alma como para vivir aquí siempre. Hay un par de pequeñas urbanizaciones para veraneantes. Pasar aquí las vacaciones, pensé, es cosa de chiflados. Lo pensé pero no lo dije. Y ni una palabra dije cuando la dueña del Rincón del Marinero, un lugar tan vacío y seco como el ojo de un tuerto, nos echó a la calle porque no teníamos intenciones de sentarnos a comer sino de tomar unas cocacolas. "Ni bebidas ni café. Sólo comer". Imaginé a inexistentes, imposibles comensales tragando arena del desierto, sin un triste vaso de agua que les aligerase el martirio.

San Miguel de Tajao, un pueblo a palo seco.





Domingo, agosto y gol a lo salvaje

Imagen
Creo que me viene la costumbre desde aquellos años adolescentes en que la misa de domingo era obligación y me desahogaba cantando en la iglesia a plena potencia, desafinando como un jinete sármata entre coros gregorianos y trinos de sirenas. El caso es que los domingos por la mañana, de manera puntual e inexcusable, me da por escuchar música y martirizar a quienes me rodean (pobre ángel mío) con esta voz que la naturaleza me ha regalado, no exenta de vigor y robustez aunque fatal en cualquier tono que pretenda. Puestos a dar la nota, ni una. Aunque este inconveniente no merma el entusiasmo musical de los domingos, es algo que me ha acompañado siempre y, sospecho, va a ser para siempre. Espero no morir un domingo por la mañana, Dios me libre: llegar al otro mundo canturreando en tonos de cántaro rotoThe wild colonial boy debe de ser casi tan lamentable como el mismo acto de diñarla. Digo yo.

El Jarama again

Imagen
Cómo me impresionó la lectura temprana de aquella novela, a una edad en la que nadie está equipado emocional ni intelectualmente para entender la cámara fija de domingo por la tarde, en blanco y negro, con la que Sánchez Ferlosio retrató el cauce de la vida tenaz como el cauce de un río, mansa y aburrida como una tarde de domingo en el Madrid de posguerra. El único acontecimiento notable es la aparición de un ahogado que flota aguas abajo ante el desasosiego interior y la indiferencia minuciosamente impostada, mantenida por instinto superviviente, de los tranquilos bañistas.

¿Master qué?

Imagen
De Antonio Gramsci a la cocina y a un programa de TV que es un concurso de cocineros, y así es la vida (me refiero a la mía, la de los demás no sé y la buena  educación y el sentido común me aconsejan que cuanto menos sepa, mejor). En la mía, (mi vida, decía) hay cosas por las que siento verdadera pasión y para las que carezco del más mínimo talento, como el ajedrez, la música, las matemáticas (mis pobres profesores del instituto se desencuadernarían de la risa si leyeran esto último), la poesía mística, la pesca de río y la gastronomía, especialmente la repostería. Cuanto más dulce la lengua, más afilados los dientes...

Gramsci

Imagen
Y he aquí que casi cuarenta años después me encuentro leyendo, (re)documentándome, ordenando notas e ideas para un largo (espero que no muy largo), artículo sobre Antonio Gramsci y su desarrollo sistemático de los conceptos de hegemonía y bloque histórico como elementos estratégicos en la construcción de un nuevo paradigma (meta)politico. Y he aquí que el artículo, un amable encargo, no se publicará en ningún medio de "izquierdas", porque la supuesta izquierda se acuerda muy poquito de Gramsci. Tampoco de derechas, claro está. Ni "transversal", pues a esos no se les ha perdido nada en el universo gramsciano. El artículo saldrá editado, cuando salga, en una revista de pensamiento que me gusta mucho, con la que comparto algunos entusiasmos o dejo de compartirlos por la misma razón, muy relacionada con la libertad de eso que he mencionado antes: pensamiento.

Superficie

Imagen
Hace un rato, mientras paseaba al perro y el bicho hacía sus necesidades en uno de los solares abandonados del barrio (las ruinas del imperio inmobiliario, ya saben), un vecino parlanchín y bienintencionado se ha propuesto convencerme de que "todo empezó a joderse" cuando el Estado desmontó el INI y los primeros gobiernos del PSOE acometieron la reconversión industrial con un entusiasmo a tono de los tiempos, aquellas festiva inopia y torpe celeridad de droga de diseño propias de los años ochenta y noventa del siglo pasado. Yo sigo sin tenerlo claro. Creo que, más bien, todo empezó a joderse cuando el personal asumió con rotunda, avasalladora unanimidad, que lo importante de la vida era ganar mucha pasta, dar "el pelotazo" y sorber hasta la última gota el néctar de la sociedad del bienestar.

Morir pagano

Imagen
Morir pagano, es volver a las lunas hiperbóreas a la hermandad de los lobos al viento helado de los bosques al misterio de la sangre a la eternidad circular de los tiempos a la atávica belleza de la raza a la sombra de los robles y a las picas de fresno a la visión del campesino itálico, en Roma y en la Pampa a los tibios fantasmas de los antepasados a la traslúcida estética de los dioses al águila, al muérdago y a las espirales de piedra al fuego que todo lo renueva a la hermandad que todo lo confirma a la virtud que todo disciplina al anticristo que anunció el filósofo-poeta al agua oscura que viaja como viajaban los navíos de nuestros abuelos. Morir pagano no requiere paga no pedimos cielos de algodón por nuestros actos tampoco tememos al fuego del infierno porque nosotros mismos somos el fuego que hace arder el mundo y si hay un dios que no habla con nosotros peor para él porque es un dios ajeno y se está perdiendo el valor del paganismo.
Juan Pablo Vitali


Del lado de la vida

Imagen
La antología de Manuel Ruiz Amezcua, "Del lado de la vida" (1974-2014), abarca cuarenta años de dedicación a la poesía, lo que se dice demasiado pronto. Primero, porque cuatro décadas no son poco tiempo. Aunque la vida sea "un ratico", como decía Compay Segundo, aunque los días y los meses pasen volando y el tiempo huya como arena en las manos de un niño que juega en la playa, y todos esos lugares comunes (¡y tan comunes!) sobre la experiencia humana, cuarenta años son mucho tiempo. Hay que llenarlos con anhelos y trabajo, con ilusiones y frustraciones, con gozos y sombras, épocas de entusiasmo y otras de decaimiento, períodos que pasan fugaces y brillantes y etapas de plomo y ceniza, unos tiempos en los que nuestra alma parece volar y otros en los que se asfixia el corazón sin más esperanza que llegar a alguna orilla próxima donde se esté más a cobijo. Retórica aparte (ejem), cuarenta años son cantidad de tiempo. Esto era lo primero.

Master class

Imagen
Seguramente pasarán de moda, como todas las modas. Las "master class" (re-traducción de  lo que toda la vida ha una "clase magistral"), es eso mismo: una clase única, impartida excepcionalmente por algún experto muy reconocido sobre algún detalle concreto de la disciplina que domina. Queda de lo más primoroso, moderno y auoteficiente asistir a una master class. Se supone que quien participa en cualquiera de ellas, o cuida mucho su formación o es un afortunado, un elegido que alcanzó el privilegio de ser alumno del master, en la class, porque pagó una suma desconsiderada o porque le tocó plaza en algún concurso. Son los tiempos, según parece. Los tiempos.

Todo está escrito, nada está dicho

Imagen
Qué sensación tan compleja me vence cuando leo a algunos autores anglosajones (traducidos; soy capaz de leer pero no de disfrutar los textos en su lengua original). Digo "algunos" porque no son la mayoría, y "anglosajones" porque casi todos son norteamericanos o británicos. Siento inmediata admiración por la delicadeza y esmero con que tratan a su idioma, acudiendo a la literatura con un sigiloso respeto que los revela ilusionados tras de una única recompensa: la de merecerse a sí mismos como autores. Me desarma la apacible sencillez con que se acogen al arte de la narrativa, como si se reconocieran humildes y afanosos aprendices, en perpetuo estado de gratitud hacia una valiosa tradición literaria. El fraseo conciso y depurado, las imágenes directas y precisas, el exquisito cuido del punto de vista y el tono de la narración... Gente que escribe así, sin ninguna duda, ama a la literatura muchísimo más que a sí mismos.

El contador de olas

Imagen
Llevo seis meses asomado al mar, en una isla que sirve de sustento poroso y lava endurecida a la cima de una inmensa montaña, el volcán sobre el océano. Seis meses en los que aparte de recorrer la autovía que circunda este pequeño trozo de tierra firme, ir de vez en cuando a hacer la compra, leer unos cuantos libros y ver unas cuantas películas, apenas he hecho nada que merezca ser relatado. Hace un par de semanas, una mañana de domingo, escuché con delectación y no pocas emociones revividas la versión de Jean Pierre Ponnelle de Las bodas de Fígaro, y aquella sesión intensa de mi músico predilecto me supo a triunfo sobre la reconcentrada calma de los días. Al dulce fare niente, en ocasiones, le viene bien un desperezo y un esfuerzo, aunque sea tan mínimo como pararse en Mozart y abandonarse (otra vez) al compás del tiempo aparecido en la espuma de las olas y en el secreto de una voz como la de Kiri Te Kanawa.

Compromisos de poetisos

Imagen
O yo soy un bicho raro o el grado de "estupendismo" al que están llegando los medios de comunicación (y algunos autores), empieza a ser preocupante.

Leo una entrevista a José Vélez Otero, poeta al que no tengo el privilegio de conocer pero que sin duda es autor de una obra muy valiosa. La pregunta y la respuesta no tienen desperdicio:

"P.-¿Cuál debería ser el compromiso del escritor, del intelectual, ante la grave situación económica que tiene en la postración el presente de millones de españoles?

R.-El compromiso del escritor con la sociedad debe ser siempre el mismo, en crisis y en bonanza: honestidad, honradez, virtuosidad, sinceridad, humanidad".

¡Demontres! Los intelectuales me gustan poco (sobre todo si son de los "comprometidos"), y los escritores que prefiero, por lo general, aparte de desconocer prácticamente las virtudes cívicas tienden a ser viciosillos, embusteros redomados y bastante misántropos.

Para dar ejemplo ya están los políticos, ¿no?…

La última princesa

Imagen

Un momento que la están peinando

Imagen
He recibido cientos de correos, o mejor dicho, decenas de correos, es decir, unos cuantos correos, preguntando por qué el blog está tan "parado" y cuándo voy a subir nuevas actualizaciones. Tranquilidad, asiduos lectores de Lejos de Itaca. Actualmente me encuentro en fase de editing (por parte del autor, o sea, yo mismo), de mi novela Interregno. Como la misma tiene una extensión considerable, me absorbe casi todas las horas de trabajo diario. Hasta que no concluya esta tarea... Paciencia.

Saludos muy afectuosos a quienes os habéis interesado en el blog. Seguiremos adelante, pero en su día. Y espero que ese tiempo esté ya próximo.

La lista del rey

Imagen
Vueltas y más vueltas al asunto más urgente de la semana:  la lista de invitados a la recepción en el Palacio Real con motivo de la proclamación de Felipe VI. Dicha lista no se ha facilitado a los medios informativos, lo que denota, dicen casi todos, una falta de transparenciainaugural que nada bueno prefigura sobre las maneras democráticas en esta nueva etapa de la monarquía, etcétera, etcétera.

Derechos...

Imagen
¿Derechos históricos? Sí, claro ... Y cuarto y mitad de uvas. Ni las instituciones ni los territorios tienen derechos históricos, ni los regímenes políticos ni las dinastías reinantes o cesantes ni las repúblicas en ejercicio o añoradas. Los derechos pertenecen a los individuos y no emanan de la Historia sino de la ley, las Constituciones. Reclamar derechos de la Historia sobre el presente equivale a suplantar los derechos de los ciudadanos reales, vivos, por los supuestos derechos de los muertos.

Khaleesi

Imagen
Es un personaje ejemplar, de los que dan ejemplo. Los mejores ejemplos, que son los malos. Por eso es un un personaje ejemplar. Daenerys Targaryen, literalmente incombustible, rubia en tonos Marilyn Monroe, joven e inocente como un manto de nieve sobre mil cadáveres sepultados bajo la nieve, la Khaleesi, por decisión y habilidad de J.R.R. Martin, autor de Canción de hielo y fuego, es el paradigma un poco perverso del poder guiado a ciegas por la ética de los principios. Para la Khaleesi y afines, todo lo que no es grandiosamente bueno y gloriosamente redentor se cae de propio peso y se transforma en miseria; con frecuencia en cenizas.

La gran belleza, otra vez

Imagen
Hace un par de meses entré en una librería y compré una película bastante de moda, aunque no la compré porque estuviera de moda sino porque me llamó la atención su título: La gran belleza. Me hizo evocar la frase célebre de Thomas Mann en La Muerte en Venecia: “La belleza es el camino del hombre sensible hacia el espíritu”. Sospeché que la película iba a intentar una sobreargumentación de este (casi) axioma, y creo que apenas me equivocaba. Acaso sería conveniente un excurso previo para aclarar por qué nunca veo películas en los cines normales, por qué nunca voy al cine y aborrezco ir al cine, y también por qué conozco quizás demasiado la obra de Thomas Mann y en especial La muerte en Venecia. Sobre todo eso debería explayarme un poco, pero es el caso que no me apetece.

Dos palabras

Imagen
Bueno, prometo no tocar más el tema. Sólo una precisión.

En serio, dejaos de tonterías y de fantasear con ese referéndum para el que se recogen firmas en Avaaz (tiene tela la cosa), un 14 de abril por twitter, manifestaciones espontáneas de los cansinos de siempre y chorradas parecidas. La historia que se empeña en repetirse se convierte en parodia, y de la parodia al esperpento va medio paso.

Y esa gloriosa III República... ¿Quiénes van a estar al frente de ella? ¿Pablo Iglesias bis, Cayo Lara  y sus amigos de las mariscadas, Gordillo el terror de las cajeras de Mercadona? Anda ya...
Para hacer un pan con unas tortas, y darse el tortazo y hacer el ridículo, siempre hay tiempo.

Pollas en vinagre

Imagen
De unas elecciones donde no hay voto útil porque tenemos la sospecha de que todo voto es inútil, y con una abstención del 54%, ¿cómo pueden sacarse tantas conclusiones, tantas "enseñanzas"?

Los convencidos han votado lo que les pedía el cuerpo. La gente más sensata, aquellos que meditan el sentido de su voto en función de los intereses reales de su entorno real y no de apriorismos ideologizados (a menudo fanatizados), mayoritariamente se ha quedado en casa. Se habla mucho de la irresponsabilidad de no ir a votar, pero no se valora la responsabilidad de no "votar por votar".

Lo de siempre

Imagen
Total, que las elecciones al Parlamento Europeo son como un mitin: sólo van y votan los convencidos.
Total, que las habas contadas van de mano en mano: IU le quita votos al PSOE, Podemos a IU (vaya grano que les ha salido), ERC a CiU (listos), y todos ganan aquí.
El papelón del PP y PSOE en Cataluña es curioso.
Andalucía como siempre. No cambia.
UPyD y C's se lo curran mucho, suben ... Pero no acaban de irrumpir.
Los ultraminoritarios ya lo saben ellos.
Hala, a otra cosa.

Metapolítica

Imagen
Somos más necios de lo que parece. Nos pasamos la vida quejándonos de que los políticos nos manipulan, pero somos nosotros mismos quienes claudicamos ante esa manipulación, violentamos nuestra conciencia y nos rendimos ante la banalidad culpable cuando reducimos nuestro ser al incómodo y por lo general arisco "ser politico". Nos definimos de izquierdas o de derechas como si ser de izquierdas o de derechas (o de enmedio, o de los los lados), diera completo sentido y enriqueciera nuestro yo y engrandeciera nuestro espíritu, y tendemos a un "estilo de vida" conforme a nuestras ideas políticas como el no va más de la virtud tanto personal como cívica. La realidad es por completo opuesta: nadie "es" cuando se empeña en ser un punto en una coordenada.Quien ejerce de izquierda o de derecha desde que se levanta hasta que se acuesta, es una persona demediada, alienada y tristemente empobrecida por la apariencia de las cosas.

Los gatos de Castelldefels

Imagen
Hay una ética de los principios y una ética de la responsabilidad. La ética del recto obrar conforme a los dictados sentimentales que nuestra razón percibe como "buenos", sin más consideraciones porque los impulsos del corazón pueden llevarnos al error, pero no a la maldad; y la ética que implica necesariamente el análisis y reflexión sobre la responsabilidad de nuestros actos.

Los gatos de Castelldefels son unos grandes beneficiados de la ética de los principios, lo sé por experiencia. También por experiencia sé que cuando la gente actúa "conforme a sus principios" hay que echarse a temblar. A lo largo de la historia no ha existido tirano, déspota, bribón o genocida  que no haya almacenado toneladas de principios en su conciencia. Tantos como para ahogar en motivos emocionales la evidencia de la atrocidad (a veces estupidez culpable), de sus actos. El corazón de esas personas no bombea sangre sino principios, por muy desnortados que sean. Su espíritu no se alimen…

IDEAL, Granada, 15-05-14

Imagen

La gran belleza (a la segunda)

Imagen
De acuerdo, he necesitado dos sesiones para hacerme con ella. Lo reconozco. En la primera ocasión me dejé llevar por la potencia y capacidad excluyente de Fellini y Visconti. Sorrentino no es Fellini. Sorrentino no es Visconti. Ramona no es Angélica Huston y Jep Gambardella no es Gustav Aschenchav (más bien me recuerda a Camilo José Cela con treinta kilos menos).

El sueño de Europa produce siestas

Imagen
A catorce días de las elecciones al Parlamento Europeo, estos comicios despiertan en la ciudadanía el mismo interés que un partido amistoso entre España e Irlanda, previo a la liguilla clasificatoria para el campeonato mundial Sub-21. Hay una sensación de inutilidad como de protocolo, ni necesario ni obligatorio. Un cubrir el expediente para que todo siga igual, continúen mandando los de siempre y Europa permanezca anclada, por algún fatum histórico que nadie ha explicado aún, en aquella utopía a la que en tiempos dulces se llamó sueño, si bien en épocas más áridas se la catalogó de quimera, un imposible o directamente una pesadilla.

La verdadera vocación

Imagen
Hace unos días, en la celebración del cumpleaños de una amiga, me vi asaltado varias veces por varias personas, todas con la misma pregunta: si me "inspira" o no me inspira vivir en una isla. Inspiración para escribir, se entiende. Igualmente se entiende que las amables gentes que con tanta cordialidad se interesaban por mi grado de licuefacción anímico-literaria con el entorno, son de las convencidas de que un novelista se precipita a su oficio movido inexorablemente por la inspiración, una cosa que no sé lo que es y que sospecho no va a interesarme en lo mucho o poco que me quede por hacer el ganso en este mundo.

Cine español (con perdón por el oxímoron)

Imagen
El cine español continua cabalgando imparable sobre la espuma de la banalidad portentosa (y barata de hacer). De la comedia urbana a la comedia rural (con brujas o con paletos salidos, o con las dos cosas); del costumbrismo local al prodigio de "españolear" en Nueva York (algo duro de cojones, creo). Debe de costarles un montón ponerse ceñudos y en plan concienciado una vez al año, en la entrega de los Goya. Aunque a lo mejor eso explica la autocomplacencia histérica con que se homenajean unos a otros mientras reparten coces al gobierno de turno. Es como quemarse con la plancha, una punzada de realidad como dolor de viuda: intenso aunque breve. Y bien plañido, eso sí.

Troppo mare

Imagen
Extraño tanto mar, raro este cielo, dijo Javier Egea como deben decirse las cosas. Su noche de desvelamiento pascasiano ante el mar (troppo, por cierto), se convirtió un año después en el libro de poemas más asombroso salido de la factoría Granada en las últimas cuatro décadas (con todo lo que Granada implica y lo que tendría que dejar de significar). Pero un servidor, como no tiene talento para la poesía ni ganas de alcanzarlo porque sospecho que la ascensión con alas de cera ni suele acabar bien ni, por lo general, merece la pena, se ha tomado el tanto mar, el raro cielo, por la parte más prosaica, definitivamente doméstica. Y me gusta sólo a medias.

Los otros 364 días del libro

Imagen
Cuando algo o alguien, una causa o plaga, necesitan cada año su día especial de concienciación y/o celebración, malo. Hace muchísimo tiempo escuché el argumento del diputado gitano Juan de Dios Ramírez Heredia, oponiéndose a la instauración del Día Mundial de la raza calé: "Eso significa reconocer la debilidad y la marginalidad, y lo que queremos nosotros es la normalidad". Sensato aquel hombre, aunque al final no consiguió que su criterio prevaleciese. En histórica compensación, el pueblo gitano continua sintiéndoseoprimido y dejado de la mano de Dios. Salvo excepciones, un día especial supone la aceptación de que el daño se cronifica.  Por eso tenemos un día del libro, espectacular. Los otros 364, zíngaros somos.

El gol de Bale

Imagen
Hay quien juega para no perder y otros que salen al campo con intenciones de ganar. Sólo unos pocos, muy pocos, están en el partido, en la incertidumbre y la pelea con la determinación de ser ellos mismos y mantener su propósito suceda lo que suceda, se presente favorable o adverso el escenario, el drama o la comedia. Sólo muy pocos saben que lo importante no es ganar o perder, mucho menos participar. Cualquiera vale para meterse entre muchos, cualquiera sirve para ganar y lo mismo para perder. Lo único verdadero de la representación es la voluntad de ser, la constancia en un horizonte que merezca la pena, la avidez por un sueño que quizás alcancemos algún día (aunque seguramente no, qué importa); la belleza de un afán y el afán de la belleza (con perdón por el juego de palabras, en este caso inevitable).

14 de abril

Imagen
Cuando la conocí tenía 29 años. Hoy cumple treinta y todos. Todos son diez años, todos los diez años que ya hemos vivido juntos y todos los que nos queden de estar juntos.

Después, Dios lo quiera, vendrá la muerte y tendrá sus ojos.

.

Cuestión de fe

Imagen
Muchos reprochan a los creyentes lo irracional de su postura: basar la certidumbre en la fe; es decir, en lo que no se ve ni se puede demostrar. El argumento es intachable, por supuesto. No creer en lo que no se puede probar es mucho más razonable que creer en lo indemostrable.

Proletarios del mundo

Imagen
Marx se equivocaba. El proletariado sí tiene patria.Quienes no tienen patria son la burguesía y el capital. Y si a estas alturas necesitásemos argumentar la última afirmación, todo sería muy triste. Pero hoy es un buen día para el buen humor.

La lápida

Imagen
En la imagen, sacada de Google Maps, la iglesia de Llánaves de la Reina (Picos de Europa, León).

Junto al portón del templo, a la derecha, verán ustedes un pequeño redondel, una especie de losa incrustada en la pared, sobre la cal blanca como blanca es la nieve y blanca la inocencia de algunos y blanquísima la inopia de otros cuantos.

Sueños

Imagen
Imagina que vives en una isla, lejos de todo. No una isla cualquiera, sino una isla de clima tropical, frondosa de caminos y viciosa en unos paisajes que van de la nieve sobre la cúpula de ese mundo encantador a la tibieza volcánica de sus playas. Una isla como debe ser.

¿Nivel de satisfacción?

Imagen
Esta tarde he respondido a una encuesta telefónica, encargada por a saber qué organismo, sobre mi nivel de satisfacción con la gestión política municipal, provincial y autonómica en Canarias. Como sólo llevo un par de meses viviendo en las islas y no conozco nada del asunto, he hecho lo que consideraba más razonable: contestar a ojo de buen cubero.

"Entre todos"... La verdad sobre el negocio de la caridad

Imagen
La gente llama y promete ayuda, y después si te he visto no me acuerdo. El programa colabora de la siguiente manera: dan un móvil y una lista de teléfonos al pedigüeño y hala, a buscarse la vida.

La posibilidad de una isla

Imagen
En términos geológicos, estamos en la Macaronesia. Desde el punto de vista geoestratégico (y se nota), esto es África. Lo que ven mis ojos y me dice el corazón es que ahora, en la práctica, vivimos en una ciudad inmensa que en realidad es una isla muy pequeña, perezosamente habitada por casi 900.000 almas de las de antes, con una densidad de población similar a El Cairo y un ritmo de vida dulce que se acuna entre el bostezo colonial y la filosofía caribeña de la siesta.

Cómo tener sexo en Internet. Cinco métodos infalibles

Imagen
El experimento se desarrolló en dos universidades norteamericanas (Tucson en 2012 y Boston en 2013), y los resultados fueron sorprendentes. La mayoría de los internautas (sin importar el sexo u orientación de cada cual), que buscaban establecer relaciones a partir de un contacto virtual, encontraron una media de once personas en las mismas condiciones. Pasar "de la pantalla a los hechos" era la cuestión que había que resolver.

La posibilidad de la aventura

Imagen
Lo más razonable es pensar que el vuelo MH370 de Malaysia Airlines acabara en una terrible catástrofe, perdido en un espacio aéreo incalculable y, al fin, hundido en las aguas infinitas del océano. Cuando se barajan muchas hipótesis en torno a un misterio, por lo general la más sencilla suele ser la acertada. En este caso, por desgracia.

En las migas y en las tajás

Imagen
Hay gente (y de entre esa gente los políticos son aristocracia) que siempre se equivoca aunque siempre tiene razón. El principio fundamental que rige su existencia es la bondad de intenciones, lo generoso y santurriano de sus principios, la buena fe, la intachable y desprendida magnanimidad de sus objetivos... Lo cual los exonera de responsabilidad ante la historia, claro está, Cuando meten la pata, es porque la ilusión y nobleza de su recto pensar los había obnubilado.