Los libros que no cambiaron el mundo


Leo en Solo de Libros un artículo sobre "los libros que cambiaron el mundo", una lista bastante precisa de títulos que influyeron de manera decisiva en la conciencia de la humanidad y han sido (siguen siendo) referencias icónicas para amplios sectores, movimientos y eso que los filósofos llaman "el espíritu de los tiempos". La Biblia, el Corán, El origen de las especies, El manifiesto comunista ... son libros que estuvieron al frente de, a menudo, ruidosas dinámicas sociales y avances del pensamiento (caso de la opus magna de Darwin).

Hay que preguntarse, sin embargo, si aquellos libros fueron iniciadores o consecuencia de los cambios fácticos en la realidad y devenir histórico de las civilizaciones. Particularmente, estoy convencido de que un libro no "se pone al frente" de nada; lo ponen al frente cuando la sociedad de la que dimana exige con más o menos urgencia una teorización-sistematización de los cambios que se anuncian latentes o están ya vigorosamente en marcha. Lo abstracto, las ideas, nunca suplen a la realidad, ni la disipan y sustituyen por otra nueva, fermentada y surgida en la mente del visionario. El negocio funciona al revés: las ideas, los libros, autorizan y legitiman las transformaciones sociales. Al frente de todas las revoluciones siempre fue un poeta. Pero fue delante, a la vanguardia, porque muchos lo pusieron en primera fila para acudir a una batalla que estaba ganada de antemano.  

Entradas populares de este blog

Godos, de Pedro Santamaría

La hora de Bizancio

Del azul nacen los caballos