Ir al contenido principal

Derecho al propio cuerpo

Mi coño es mío, dicen las feministas en particular y las mujeres en general, y dicen bien: el coño, el hueso sacro, la cadera, el tobillo y las orejas, y todo lo que se encuentra de la cabeza a los pies. El derecho al propio cuerpo, y a lo que se hace con el cuerpo y sus partes, es una posesión inalienable del ser humano (no sólo de las feministas en particular y las mujeres en general). De todos y todas y to@s y todxs. También de tod+-*//*+-s.

De la misma manera, la gestualidad debería ser parte sustancial, inviolable, de ese derecho que tenemos a usar nuestra anatomía según el libérrimo criterio del propietario. Con la única excepción, evidente, de no valernos de nuestra masa corpórea para agredir a los demás ni ultrajarlos, ofenderles, etc. O sea, no vale meter una hostia a un manú de buenas a primeras y sin apenas motivo, ni sacarse la minga y mearse en la pila del agua bendita de la catedral de Oviedo, menos aún el domingo en misa de doce.

Ofender, lo que se dice ofender, hay gestos que ofenden a unos pero no a otros, y viceversa. Lo cual sucede cuando el límite de lo admisible no queda establecido por criterios mensurables conforme al derecho objetivo, sino por creencias o principios subjetivos. Entonces los límites se trazan con el rasero de lo que cada cual está dispuesto a tolerar sin sentirse maltratado: "Lo que usted hace me ofende porque yo he decidido que "eso" me ofende, y por tanto usted no tiene derecho a hacerlo". Y así sucesivamente, hasta que un musulmán residente en París se siente ofendido porque una francesa (ya se sabe, las gabachas siempre tan frescales), pasea por su barrio en minifalda y manga corta; entonces la llama "puta", la chica lo denuncia y el juez da la razón al celoso creyente. Faltaría más.

Hay gestos y gestos. Formas y maneras. Pilas de agua bendita para los santurrones y mingas para cogérselas con papel de fumar. Y hay, sobre todo, mucha manga ancha, para mí sí para ti no: "es tolerable lo que yo esté dispuesto a tolerar y ni chispa de más". Eso es lo que hay.

A modo de ejemplos, vean ustedes:



Tolerable



Tolerable




Intolerable




Tolerable


Tolerable


Aconsejable





Irreparable



Inclasificable


Indígena


Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?