Ir al contenido principal

Música (poco) popular

Hay géneros musicales de carácter localizado, como la copla, las rancheras, la jota navarra o el baile chileno del pañuelito, que lejos de su ser geográfico-popular dicen poco o menos que poco a quienes topasen con el azar de escucharlos. Los hay de ida y vuelta en ámbitos culturales más amplios, como la música céltica-irlandesa, las habaneras, el acordeón parisino o la canción tirolesa. Y los hay universales, los que se escuchan en Lima igual que en Tokio, en Nueva York y en Helsinki, como el tango, el blues, el jazz, el fado o el flamenco.

Por la naturaleza del caso, no hay excepciones aunque sí rarezas. Una de ellas me causó especial asombro hace unos días, cuando contemplaba por la Televisión Canaria (que debe de ser como Canal Sur más o menos, "la tele de los viejos" más o menos), una especie de zambra o tenida de cantes que se replican unos a otros con melodías inverosímiles, las cuales, unánimemente, entusiasman al público. Tremendo.

Fados que no son fados, boleros que no son boleros, habaneras que conservan un último latido a pulso de esta composición pero que se distancian en el enunciado... voces potentes que entonan armónicos sin criterio, tipo pastiche en pleno jolgorio de autocomplacencia. El presentador del evento zaleaba cada intervención con una riqueza lexical mucho más interesante que las interpretaciones seguidas a punto; y los asistentes (como dije, tan felices y orgullosos de su folclore autonómico), echando chispas al aplaudir.

Comprobado: cada lugar tiene su aquel. En Canarias, comprobado también, la música autóctona no es lo más lucido, entre otras razones porque, en rigor,no es  autóctona. En las islas soplan vientos de todas partes, y los vientos traen ecos de música de muy lejos; desmayados, pero ecos a fin de cuentas.

Habrá que buscar otras gracias estéticas a esta perla de la Macaronesia. De momento, con el el dúo furbolero Ronaldo (Madeira) / Jesé (Gran Canaria), me voy conformando. No es poco.



Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?