Ir al contenido principal

En las migas y en las tajás

Hay gente (y de entre esa gente los políticos son aristocracia) que siempre se equivoca aunque siempre tiene razón. El principio fundamental que rige su existencia es la bondad de intenciones, lo generoso y santurriano de sus principios, la buena fe, la intachable y desprendida magnanimidad de sus objetivos... Lo cual los exonera de responsabilidad ante la historia, claro está, Cuando meten la pata, es porque la ilusión y nobleza de su recto pensar los había obnubilado.

Por el mismo motivo, esa gente que siempre tiene razón, siempre se considera con derecho a participar en los jolgorios del poder (están ahí porque no hay más remedio, pero llenos de propósitos altruistas); o sea: "a las migas y a las tajás", como suele decirse en el habla popular andaluza. "Pájaros y huevos", sentencian en León. "El oro y el moro" en toda España, salvo excepciones culturales insoslayables.

Felipe Alcaraz es de esa gente, sin duda. Acaba de declarar, con motivo de la presentación de su última novela, que "el régimen del 78 más que quemado está carbonizado". Hombre, Felipe, haberlo dicho antes, cuando desde el PCE e Izquierda Unida (organizaciones de las cuales has sido presidente), se incendiaba a las masas con un discurso "antifascista" que coincidía de la A a la Z con los fundamentos del espíritu de "reconciliación nacional" y el articulado de nuestra Constitución. Vaya, por si no lo recuerdas: cuando los servicios de orden del PCE partían la cara, en las manifestaciones del Primero de Mayo, a los irresponsables que osaran sacar una bandera republicana.

¿Tenían razón entonces o la tienen ahora? Oh, qué bobada acabo de escribir: ellos tienen razón siempre, aunque no la tengan. Lo importante no es tener razón sino ser buena gente, empero ser buena gente implique actitudes como lo antes recordado sobre las puñeteras banderitas republicanas. Agua pasada, hombre. Pelillos a la mar. Eran otros tiempos.

Pues nada, si el régimen del 78 (uno de cuyos máximos impulsores fue el PCE), está achicharrado, algún remedio habrá. Que pongan otro al gusto de Felipe y de quienes siempre tienen razón como Felipe. A fin de cuentas, cada generación tiene derecho a su transición, y Felipe y allegados tienen derecho a liderarlas todas. Porque, por la propia naturaleza de las cosas, tienen razón.



Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?