Ir al contenido principal

Cuestión de fe

Muchos reprochan a los creyentes lo irracional de su postura: basar la certidumbre en la fe; es decir, en lo que no se ve ni se puede demostrar. El argumento es intachable, por supuesto. No creer en lo que no se puede probar es mucho más razonable que creer en lo indemostrable.


La paradoja aparece cuando muchos de esos muchos que reprochan a la fe su inconsistencia lógica, se declaran fervientes convencidos de que la humanidad puede cambiar no sólo a mejor sino a óptimo. Porque de esto último sí hay pruebas de sobra, y ninguna valida aquella presunción. Más bien, todo lo contrario.

De modo que cuando escucho a sacerdotes y creyentes hablar del Espíritu Santo, la Santísima Trinidad, la Comunión de los Santos, el perdón de los pecados, etc, etc, me digo: "Angelitos... Vuestro acto de fe más radical es creer en la posibilidad de la bondad humana". Y lo mismo cuando se repite la utopía progresista (o parecidas). A la vista de lo que hay y ha habido, creer en que "la Tierra será el Paraíso" no es un acto de fe simple, sino un trepidante delirio.

Al final, no es que el escepticismo parezca lo más sensato. Es que, con las reglas de Aristóteles a mano, es lo único sensato. (Ya estamos, "no lo digo yo, lo dice Aristóteles", mira qué listillo). Vale, vale... Cada cual argumenta con las luces que Dios le dio (con perdón).

Cosa distinta es oponerse a las arbitrariedades del poder y el sistema, apoyar las causas legítimas y todo ese método. También lógico. Pero en cuanto surgen los iluminados que señalan un más allá necesario de paz, igualdad, justicia y caritativo poder ejercido colectivamente, en méritos del cual se impone una lucha irrenunciable y sin desaliento, es el momento de apagar la tele, prepararse un té y abrir un libro de Italo Calvino, por ejemplo. O de Joan Perucho, que también es lectura serena y a ras de cielo.

Para aturdirse de fe está la cosa, no te jode...

Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?