Derechos...

¿Derechos históricos? Sí, claro ... Y cuarto y mitad de uvas. Ni las instituciones ni los territorios tienen derechos históricos, ni los regímenes políticos ni las dinastías reinantes o cesantes ni las repúblicas en ejercicio o añoradas. Los derechos pertenecen a los individuos y no emanan de la Historia sino de la ley, las Constituciones. Reclamar derechos de la Historia sobre el presente equivale a suplantar los derechos de los ciudadanos reales, vivos, por los supuestos derechos de los muertos.

Entradas populares de este blog

Godos, de Pedro Santamaría

La hora de Bizancio

Diez años, cuatro libros