Ir al contenido principal

Master class

Seguramente pasarán de moda, como todas las modas. Las "master class" (re-traducción de  lo que toda la vida ha una "clase magistral"), es eso mismo: una clase única, impartida excepcionalmente por algún experto muy reconocido sobre algún detalle concreto de la disciplina que domina. Queda de lo más primoroso, moderno y auoteficiente asistir a una master class. Se supone que quien participa en cualquiera de ellas, o cuida mucho su formación o es un afortunado, un elegido que alcanzó el privilegio de ser alumno del master, en la class, porque pagó una suma desconsiderada o porque le tocó plaza en algún concurso. Son los tiempos, según parece. Los tiempos.


Yo tuve la gran suerte de no recibir ninguna master class a lo largo de mi etapa de estudiante. En la actualidad, para superar mi ignorancia y limitaciones en muchas materias (sobre todo en el oficio de escribir, que es mi dedicación), evito cualquier cosa que se parezca a una master class. La presunción (más bien ilusión), de aprender muchísimo en poco tiempo, gracias a la destreza y experiencia del master, me parece un poco malquistada con la constancia, el esfuerzo y el esmero mantenidos con ilusión a lo largo de mucho tiempo, elementos que, desde mi punto de vista, son imprescindibles para aprender de verdad los rudimentos de cualquier disciplina.

Por otra parte, me resulta imposible imaginar maestros más brillantes, sabios, abnegados, pacientes, entregados y consagrados a su oficio de enseñar al que no sabe, que mis primeros profesores de lengua y literatura: el hermano Justino, en los Maristas de Granada, y don Gregorio Verdú Requena, en el Colegio San Isidoro de la misma ciudad. Yo no sé si eran master's, pero enseñaban de maravilla, contagiaban su amor por la literatura con una naturalidad encantadora, y encima nunca se las dieron de sabios ni expertos en nada. La humildad para aprender es el segundo requisito importante, después de la humildad para enseñar. En serio, si el hermano Justino o Gregorio Verdú Requena (a quienes imagino venerables ancianos jubilados), impartiesen hoy una master class, entonces, sin dudarlo, me apuntaba. Las demás class, me parece, las dejo para quienes prefieran la imitación de fórmulas de éxito a la pasión por aprender las cosas poco a poco, cada día un poco más, hasta concluir en la absoluta sabiduría de que siempre, para siempre, seremos aprendices vitalicios.

Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?