Ir al contenido principal

Superficie

Hace un rato, mientras paseaba al perro y el bicho hacía sus necesidades en uno de los solares abandonados del barrio (las ruinas del imperio inmobiliario, ya saben), un vecino parlanchín y bienintencionado se ha propuesto convencerme de que "todo empezó a joderse" cuando el Estado desmontó el INI y los primeros gobiernos del PSOE acometieron la reconversión industrial con un entusiasmo a tono de los tiempos, aquellas festiva inopia y torpe celeridad de droga de diseño propias de los años ochenta y noventa del siglo pasado. Yo sigo sin tenerlo claro. Creo que, más bien, todo empezó a joderse cuando el personal asumió con rotunda, avasalladora unanimidad, que lo importante de la vida era ganar mucha pasta, dar "el pelotazo" y sorber hasta la última gota el néctar de la sociedad del bienestar.


El sueño del dinero y el famoso bienestar produjo Leires, Bárcenas, Roviras y Undargarines; la gente empezó a bucear en superficie para hallar a los culpables y entonces sí: entonces se jodió todo. Nos ganan por siete a cero, como Alemania a Brasil pero sin césped sobre el que escupir la desesperación. Nos ganan y han ganado, sospecho que para siempre, desde que vivimos obsesionados por descubrir a los responsables del fracaso y hacerles pagar su traición en vez de detenernos un instante, un minuto de la vida, para mirar nuestro reflejo en esa misma superficie de la historia y el presente, y descubrirnos a nosotros mismos. Esa es la única certeza con la que podemos contar, pero es la única que no estamos dispuestos a permitirnos. El drama, el nudo del argumento por así decirlo, no es que los demás sean malos, aviesos, codiciosos y crueles, sino que nosotros hemos renunciado a saber de nosotros mismos para quedar obnubilados por la imagen mutante de un simple reflejo. Mientras haya monstruos abisales a los que culpar, seguiremos embobados, tan satisfechos en la épica embustera de la superficie. Y en ese lugar sólo hay unos habitantes y una imagen real: usted, yo y todos los demás que son como yo y usted.

Sigamos nadando... 

Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?