Ir al contenido principal

El Jarama again

Cómo me impresionó la lectura temprana de aquella novela, a una edad en la que nadie está equipado emocional ni intelectualmente para entender la cámara fija de domingo por la tarde, en blanco y negro, con la que Sánchez Ferlosio retrató el cauce de la vida tenaz como el cauce de un río, mansa y aburrida como una tarde de domingo en el Madrid de posguerra. El único acontecimiento notable es la aparición de un ahogado que flota aguas abajo ante el desasosiego interior y la indiferencia minuciosamente impostada, mantenida por instinto superviviente, de los tranquilos bañistas.


Recordé esa novela, El Jarama (1955), de Rafael Sánchez Ferlosio, ayer por la tarde, domingo de agosto ante las aguas no tan escuetas y un poco más briosas del Atlántico, cuando empezaron a sonar las sirenas de la Guardia Civil y la Policía Local, la callejuela sobre las olas donde vivimos se llenó de curiosos y un helicóptero sobrevolaba el gran azul rizado de espuma, rastreando los cuerpos de los ahogados. Recordé a los personajes de El Jarama, inconmovibles como de alma de madera, cuando el gentío, una vez recuperado el primer cadáver y perdido el rastro del segundo (aún no sé si lo han encontrado), volvió a sus ocios y tedios con una naturalidad primorosa: los niños a jugar en la minúscula playa entre las rocas, las chicas a tomar el sol, los pescadores a la pesca y los borrachines al bar.

No... No hace falta vivir en 1955, ni en Madrid ni en ninguna otra parte especial, ni en tiempo de posguerra o ragtime, para que las personas reaccionemos como lo que somos, gente de tarde de domingo, ante el drama inaudible, súbito sepultado por las olas, de los ahogados.

Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?