Entrevista elaborada por los lectores de Hislibris (3/11/15)

Más que orgulloso, me siento conforme y en tablas con la vida gracias a mi trabajo y dedicación como autor de narrativa. El orgullo es un sentimiento demasiado tirano que siempre está de sobra en un novelista. Hay que tener humildad para aprender de los grandes, también para echar una mano a quienes empiezan y denotan buena índole y maneras prometedoras. Sobre mis novelas, algunas me han dado más satisfacciones que otras, pero todas tuvieron su momento y su porqué; de tal manera, en un sentido muy metafórico, estoy orgulloso de todas. O de ninguna, usted ya me entiende.

Seguir leyendo...

Entradas populares de este blog

Godos, de Pedro Santamaría

Diez años, cuatro libros

¿Puedo hacer algo por usted?