Ir al contenido principal

La Hacendera, donde todos cuentan y cada voz cuenta mucho

La Hacendera es algo más que una red social de escritores, o una web donde los usuarios pueden colgar contenidos. Desde que concebimos este proyecto y el Equipo de Gestión se puso a trabajar en él, para todos nosotros estaba muy claro lo que queríamos: un lugar para la creación literaria que respondiera a lo que siempre habíamos buscado y nunca encontramos en Internet:

-Una página web de contenidos literarios que ante todo responda a las inquietudes en el día a día de sus usuarios, no a las necesidades coyunturales de editoriales y demás empresas del sector.

-Un sitio en el que publicar nuestros escritos no sea un ejercicio automático de condescendencia hacia el usuario, sino resultado de una labor rigurosa, paciente y esmerada; porque entendemos la creación literaria como fruto del trabajo en serio, no como un pasatiempo que sólo interesa al “autor” y, en todo caso, a algunos de esos inciertos amigos que todos tenemos en las redes sociales.

-Una plataforma digital donde publicar signifique avanzar, crecer como autores literarios, aprender este oficio difícil y apasionante de la literatura. Lo importante para un autor no es conseguir el beneplácito instantáneo en la vaguedad virtual, sino que otros autores y expertos en creación literaria lean su obra detenidamente, la valoren y la publiquen en atención a su mérito. Los éxitos nos ayudan a progresar en esta dedicación literaria, y también los puntuales fracasos en la medida en que sepamos aprender de ellos.

-Por último, quienes iniciamos esta aventura de La Hacendera soñábamos con un lugar de encuentro, un punto de referencia donde autores en lengua española de todas las nacionalidades pudiésemos compartir nuestra obra y nuestros afanes de manera ágil, con informaciones que fluyesen y circularan libremente a través de los foros, las actualizaciones de nuestra actividad, la mensajería entre usuarios… Al tiempo que permitiera ponernos en contacto de manera inmediata con la administración de la página y enviar nuestras colaboraciones para su valoración, en la seguridad de que cualquier aportación será atendida y respondida.

La Hacendera es el resultado de todo ello, la puesta en práctica de una ilusión largamente meditada. Creemos haber alcanzado nuestro objetivo de ofrecer a todos los autores en lengua española un sitio donde publicar, enviar textos para su comentario crítico, dar a conocer nuestra actividad cotidiana en este ámbito creativo literario, comentar las aportaciones de otros usuarios y recibir comentarios al nuestro, participar en concursos de narrativa y poesía, permanecer en contacto con una comunidad de autores cuyo anhelo fundamental es el crecimiento de cada uno a través de la experiencia compartida.

Si lo hemos logrado o no, depende de vuestro veredicto. Por nuestra parte, aquí tenéis La Hacendera, una página literaria abierta a todos, una plaza pública donde la voz de cada uno cuenta, y mucho.

Equipo de Gestión de La Hacendera.

Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?