Sit tibi terra levis

«Algo muere en nosotros y renace de otro modo cuando la vida nos golpea con la muerte, algo cambia profundamente en y con nosotros; se transforma. El vacío que produce la inminencia de la pérdida reivindica otra presencia que lo colme. Es tránsito para quien se fue y para quien queda.

Felipe Sérvulo elabora su tránsito con la herramienta más sutil para lo íntimo, la poesía, y emprende de su mano el necesario trayecto que requiere el duelo. Y de este proceso sale trasmutado, renovado. Su relación con quien se ha ido será ya otra, más profunda, más madurada, más definitiva. También su poesía sale renovada; la rotunda experiencia sacude su poesía como agita su alma. Sit tibi terra levis refleja un cambio esencial —en la forma y en el fondo—, un antes y un después en su trayectoria poética.








Entradas populares de este blog

Godos, de Pedro Santamaría

Diez años, cuatro libros

La hora de Bizancio