Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2017

La noche de autos

Imagen
La narrativa policial —llámese “novela negra”, “policíaca”, “detectivesca” … —, está de moda. Muy de moda. Un informe patrocinado por algunas de las más prestigiosas revistas literarias europeas (2017), establece un hecho incontrovertible: de cada diez best-sellers de narrativa en el ámbito de la UE, siete son novelas de este género. Es una buena noticia para los amantes de la especialidad. A quienes no nos entusiasma, nos deja fríos aunque no indiferentes. Nos hace pensar en las causas que han ido definiendo y decantando el fenómeno, probablemente relacionadas con la obsesión del individuo contemporáneo por explicarse el magma caótico de su realidad y, sobre todo, darle un final feliz; en todo caso, obtener un poco de justicia reparadora.

Prefiero la literatura más realista. Por eso mismo no me atrae demasiado el género policial, pero me entusiasman las crónicas criminales, cuanto más depuradas y talladas por el trabajo de profesionales y expertos, mejor. Hace ya muchos años que emp…

Las cicatrices de la tormenta

Imagen
Jofre Isern ama su vida y la vida, en correspondencia, parece estar enamorada de él. No me quedo corto: enamorada. Isern es la última y aclamada revelación literaria en el género del terror, sus novelas y psicotrhillers sobre asuntos fantásticos, espeluznantes y macabros se cuentan por éxitos; ha ganado todos los premios habidos y por haber (me refiero a los importantes), la crítica lo adora y el público lo venera. En el ámbito de las letras catalanas, es una absoluta celebridad. Y para colmo, no hay chica guapa que se le resista. Echa el ojo a la despampanante Aina, pintora también de éxito (esta historia empieza como debe ser, como una historia de gente guapa y ganadora), y la atractiva artista cae en sus brazos porque hay una ley natural, o cósmica, o qué sé yo, que anima vigorosamente a unirse los espíritus mimados por los dioses.

No he conocido un autor más envidiable, salvo, quizás, Ray Loriga en sus tiempos de pareja con Cristina Rosenvinge (más por la moza que por los talento…