Taxista universal

A la vuelta de Santa María, donde habíamos pasado un intenso día de playa, el viejo conductor del almendrón se quejaba amargamente: "Es intolerable, los cubanos son un pueblo indisciplinado sin remedio... En este país todo el mundo hace lo que le da la gana".

Sonia y yo aguantábamos la risa. ¿Los taxistas son iguales en todas partes, en todos los continentes? ¿Hay una escuela universal clandestina de quejumbre para taxistas, conductores de guagas y gremios afines? Aunque lo complicado de verdad, sin duda, es localizar la universidad donde se imparte la asignatura más difícil de todas: el lenguaje de los conductores y usuarios de almendrón, un arte y una ciencia que sólo está al alcance del pueblo más indisciplinado del mundo, el que siempre hace lo que puede y, por eso mismo, siempre hace lo que le da la gana...






Comentarios