Nota del autor a la segunda edición

Los premios Hislibris al mejor autor y mejor novela histórica de 2012 que mereció La Hermandad de la Nieve, fueron, sin dudarlo, el estímulo más importante que he recibido a lo largo de mi trayectoria como autor. Hay en mi itinerario otros reconocimientos, todos ellos muy estimados; pero aquel galardón, otorgado por los usuarios de una publicación tan prestigiosa como Hislibris y por un jurado independiente, sin más interés ni propósito que señalar la obra merecedora de esta distinción, según su libérrimo criterio, tuvo un valor especialísimo para mí. Hoy, al cabo de cinco años, la nueva edición de esta novela me confirma que lo hecho con minuciosidad, entusiasmo y convencimiento, siempre merece la pena y, con un poco de suerte, permanece. Ojalá los nuevos lectores de La Hermandad de la Nieve encuentren alguna firme huella del esfuerzo literario que, en su día, fue capaz de convencer a los expertos usuarios de Hislibris. Vale.